Mini-cruceros en los Países Nórdicos

Los mini-cruceros por los Países Nórdicos son una manera de hacer breves escapadas y turismo de fin de semana muy popular en el norte de Europa. Se trata de viajeros que aprovechan las numerosas líneas de ferry en los Países Nórdicos para realizar escapadas breves de ocio y compras por precios muy reducidos.

¿Cruceros en los Países Nórdicos sólo de un día?

Un mini-crucero en los Países Nórdicos y Bálticos hay que tomarlo como una experiencia de ocio, más que como un viaje largo en sí mismo. Se suele embarcar en el ferry a las cuatro o cinco de la tarde -dependiendo de la ruta y el destino-. Esto, en verano, supone bastantes horas de navegación con luz y clima suave que se pueden disfrutar desde la cubierta. En invierno- por su parte- la oscuridad y el frío harán que pasemos la mayor parte del tiempo en el interior del barco o en sus zonas de ocio.

Esto tiene su lado bueno y su lado malo. Por una parte, si sales a navegar en verano, perderás muchas horas de luz que podrías aprovechar para visitar la ciudad. Al contrario, si lo haces en invierno, aprovecharás momentos donde no se pueden visitar muchas cosas para viajar. Algo parecido pasa si quieres disfrutar del paisaje desde el barco. Si sales en verano podrás disfrutar de bonitas vistas de la salida y la llegada a puerto, mientras que si lo haces en invierno será mucho más oscuro.

Cruceros países nórdicos

Puesta de sol en el ferry de Copenhague a Oslo

Dentro del ferry, la estructura física del lugar es similar a la de un crucero, pero no hay ningún tipo de programa de fiestas o actividades organizadas. Tú te organizas como prefieras. Si quieres descansar en el camarote, descansas. Si quieres ir de compras, te pasas por las tiendas libres de impuestos. Tienes, por supuesto, zonas de ocio que varían en cada barco: desde spa hasta alguna pequeña sala de cine, con sus horarios y sus normas de funcionamiento, que se pueden contratar aparte.

Los restaurantes -son famosos los buffets y las barras libres- tienen un horario de apertura y cierre, pero el pasajero puede decidir si consume en ellos o no, cuándo y cómo lo hace. Depende del paquete que haya contratado, vendrán incluidos en el precio o no. Aunque siempre se puede pagar en el barco.

A la hora de disfrutar de los bares y las discotecas, no hay un programa de eventos específicos, sino que va quién quiere, cuándo quiere y como quiere. No es extraño encontrarse grupos que hacen botellón en sus camarotes y salen luego a la discoteca.

Es decir, no hay ningún tipo de programa de ocio u organización, pero sí que hay alternativas para el viajero que quiera pasar una noche agradable o de fiesta. Si no, siempre queda la intimidad del camarote.

Comprar de billetes y precios de los cruceros en Países Nórdicos

A diferencia de otros productos de cruceros organizados, este tipo de rutas o mini-cruceros en los Países Nórdicos no están siendo muy comercializadas desde España. Para hacerse con billetes desde España, lo más fácil es hacerlo a través de las páginas web de las navieras. El proceso es similar al de comprar un billete de cualquier otro medio de transporte.

Sobre los precios, algunas consideraciones. Si somos un grupo de cuatro personas, dispuestos a viajar entre semana, en temporada baja y en camarote interior, el precio del viaje será, normalmente, ridículamente barato.

Los precios suben cuando modificamos alguna de las variables. Por ejemplo, la mayor parte de las líneas obligan a reservar un camarote completo -puede ser de cuatro personas (el más económico) o de dos-. Si queremos un camarote con ventana, también subirá el coste. Los precios de estos mini-cruceros también son más caros si decidimos salir el viernes por la tarde y, por supuesto, la temporada de verano también hay un recargo en el precio.

Personalmente, creo que si podemos ajustarnos a las ofertas y somos algo flexibles en las fechas de salida, son una experiencia curiosa y muy económica para visitar algunas de las pequeñas capitales de los países Nórdicos y Bálticos que no requieren más de un día.

También son excelentes para grupos de amigos y viajeros que busquen una o dos noches de fiesta -en especial, el ferry Estocolmo-Helsinki es famoso por ello-. Son también una muy buena alternativa para despedidas de soltero o de soltera que quieran combinar turismo y fiesta.

Opciones de mini-cruceros en los Países Nórdicos

La mayor parte de recorridos donde se pueden realizar estos mini-cruceros por los Países Nórdicos coinciden con los de las líneas de ferry regular. La única diferencia suelen ser las condiciones del billete y, en muchos casos, la obligación de volver en el mismo día.

Si queremos consultar algunas opciones, podemos visitar los portales de las tres navieras principales de la zona. DFDS Seaways lleva el ferry Copenhague-Oslo y varias otras líneas entre el puerto lituano de Klaipeda y ciudades como Kiel (Alemania) o Karlshamn (Suecia).

Viking Line tiene como base principal las Islas Aland – archipiélago situado entre Suecia y Finlandia- y su ruta más conocida es la que va de Estocolmo a Helsinki con parada intermedia en Marienhamn. También conecta en Marienhamn con la ciudad finlandesa de Turku y lleva también el ferry Helsinki-Tallin.

Finalmente, la fusión de Tallink y Silja Line ha creado un gigante de los ferries en el Mar Báltico. Tallink Silja tiene rutas entre Estocolmo y HelsinkiTallinRigaTurku y las Islas Aland, además de una línea de catamarán rápido entre Helsinki y Tallin.

Guías relacionadas con este artículo:
esta web VoyaEstocolmo.com

3 Responses to “Mini-cruceros en los Países Nórdicos”

  1. Recuerdo que incluso en Trondheim, en Noruega, eran populares, pues mucha gente aprovechaba un viaje por Escandinavia para pasar por estos cruceros y pegarse por fin una fiesta “barata”, pues comparados con los precios de Noruega, el alcohol en el barco era baratísimo. Especialmente el de Helsinki a Tallin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *