Viajar en ferry en los Países Nórdicos

Los cruceros están de moda en España. Cada vez más asequibles y más cercanos, combinan cómodos desplazamientos, fiesta, ocio y excursiones. Pero en las líneas de ferry en los Países Nórdicos y Bálticos son habituales y muy populares desde hace muchos años para combinar transporte y ocio, en una especie de versión light de los cruceros por los Países Nórdicos.

De Copenhague a Oslo; de Estocolmo a Helsinki, Turku o las Islas Aland; de Tallin a Helsinki… Son muchas las líneas de ferry de los Países Nórdicos que atraviesan el mar Báltico en viajes nocturnos conectando algunas de las principales ciudades de la región. Son líneas regulares, no muy diferentes de cualquier ruta de otros medios de transporte.

Hace unos años, los grandes ferries de los Países Nórdicos eran la forma más rápida, cómoda y fácil de desplazarse con el coche entre algunas capitales de la región. Aún hoy- una vez inaugurados los puentes de Storebaelt, en Dinamarca, y del Oresund, entre Dinamarca y Suecia- siguen siendo competitivos en coste y tiempo en bastantes destinos para este tipo de viajeros.

Ferry Oslo - Copenhague

Ferry que hace el trayecto Copenhague-Oslo

Pero, además, viajar en barco por los países nórdicos es un atractivo de ocio por sí mismo para el viajero que embarca por la tarde en una ciudad y podía disfrutar de una noche de travesía marítima en un barco con sus restaurantes, su discoteca y sus tiendas libres de impuestos. Es habitual, también, que muchos de estos barcos sean auténticas licorerías flotantes, de las que los pasajeros salgan cargados con decenas de botellas de vino, cerveza y licores a un precios mucho mejor que el que se pueden encontrar en tierra firme. Las líneas de ferry Estocolmo-Helsinki son el ejemplo más extremo.

Ferry Estocolmo Helsinki: El barco del desfase

Las popularísimas líneas de ferry Estocolmo-Helsinki son una alternativa de ocio en sí misma para muchos grupos de amigos jóvenes de ambos países. Los barcos entre Estocolmo y Helsinki parten de cualquiera de las dos capitales nórdicas a media tarde y, desde el momento en que se llega a aguas internacionales y se abren los bares y tiendas de licores, comienza la fiesta que suele acabar en gran borrachera, sexo en el camarote o donde te pille la necesidad o- si has sido demasiad malo- en el calabozo del barco.

No es raro, incluso, que algunas personas pretendan no salir del barco en Estocolmo o Helsinki, tras llegar a puerto y esperar a otra nueva fiesta en el viaje de regreso por la tarde durmiendo en el camarote.

En este tipo de ferries en los Países Nórdicos hay, principalmente, tres tipos de viajeros.

Por una parte, aquellos que quieren desplazarse entre ciudades llevando su coche consigo. Esto supone un importante ahorro de kilómetros en algunas rutas que tienen que bordear la costa -como la del ferry Estocolmo-Helsinki-.

Por otra, turistas que quieren conocer en pocas horas alguna de las ciudades de la región y que ven en el barco un modo económico de desplazarse. El billete de estas líneas suele ser más económico que el del avión y, además, permite ahorrarse dos noches de hotel en ciudades normalmente caras.

Ferry Copenhague - Oslo

Tejados de Copenhague desde el ferry Copenhague-Oslo

Finalmente, los que viajan por placer, compras y ocio nocturno dentro del barco. Para ellos, las navieras han creado un producto llamado “minicrucero” que permite salir un día por la tarde, pasar unas horas en la ciudad y regresar en el barco del mismo día por la noche. Esto, en ciudades pequeñas como Helsinki u Oslo, nos da tiempo suficiente para ver los principales monumentos, comer y callejear un poco.

Estos minicruceros son enormemente populares en los Países Nórdicos por su precio -normalmente muy reducido en las opciones más económicas (en mis tiempos no era raro encontrar ofertas puntuales en rutas como la del ferry Copenhague-Oslo o la del ferry Estocolmo-Helsinki desde menos de 500 coronas danesas -algo más de 60 euros- ida y vuelta en los camarotes más sencillos). Para el viajero sencillo es una opción muy económica y la naviera consigue un beneficio por los ingresos de los bares y restaurantes del barco y las tiendas de alcohol.

Principales rutas de barco en los Países Nórdicos

Tres empresas principales se reparten el mercado de este tipo de cruceros en Escandinavia y los Países Bálticos. La británica DFDS Seaways gestiona la línea Copenhague-Oslo y varias conexiones entre el puerto lituano de Klaipeda y ciudades como Kiel (Alemania) o Karlshamn (Suecia).

Por su parte, Viking Line tiene como base principal el archipiélago de las Islas Aland -situado entre Suecia y Finlandia- y su ruta más popular es la que va de Estocolmo a Helsinki con parada intermedia en Marienhamn, la capital del archipiélago. También conecta en Marienhamn con destinos como Turku y dispone también de una ruta entre Helsinki y Tallin.

Finalmente, la fusión de Tallink y Silja Line ha dado lugar a una tercera empresa con bastantes rutas por la zona. Tallink Silja tiene rutas entre Estocolmo y Helsinki, Tallin, Riga, Turku y las Islas Aland, además de una conexión rápida entre Helsinki y Tallin.

Guías relacionadas con este artículo:
esta web VoyaEstocolmo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *