Cómo pagar el peaje electrónico en Portugal

Cuando entró en funcionamiento el nuevo peaje electrónico en Portugal nos encontramos que el precio del recorrido en sí no era excesivo, pero los costes del equipo necesario para el control y el pago eran elevadísimos y difíciles de recuperar.

No todas las autopistas portuguesas de peaje tienen este tipo de pago electrónico. La mayor parte de ellas sigue utilizando las cabinas de pago en ruta, pero si vais a viajar próximamente por Portugal quizá os convendría conocer cuáles son las autopistas portuguesas que van a utilizar este sistema (la mayor parte de ellas en la zona norte del País y ninguna en la región de Lisboa).

En los últimos meses, han entrado en funcionamiento nuevas modalidades para pagar los peajes electrónicos portugueses, tanto a través de dispositivos electrónicos, como de otros medios, que han hecho la vida mucho más fácil a los turistas o viajeros frecuentes a Portugal.

Hay disponibles dos tipos de dispositivos electrónicos pensados para pagar los peajes electrónicos en las autopistas de Portugal:

El primero es el dispositivo electrónico de matrícula, que se asocia con la matrícula de un coche y no es válido para otros. Se puede comprar fácilmente en las oficinas de correos o las áreas de servicio de las autopistas y funciona a base de recargas. Este dispositivo de pago del peaje electrónico portugués vale 27 euros y hay que hacer una primera recarga por valor de 10 euros para los turismos que es válida durante 90 días. A partir de entonces, la cantidad restante se pierde, el dispositivo deja de funcionar y sólo vuelve a hacerlo con otra recarga de al menos 10 euros. Es el más cómodo para quien viva en Portugal y utilice frecuentemente autopistas portuguesas con peaje electrónico.

El segundo es el ideal para las estancias de corta duración en Portugal y es el alquiler de un dispositivo temporal que no está asociado con la matrícula del coche. Se puede alquilar firmando un sencillo contrato en las áreas de servicio de las autopistas o en las oficinas de correos. Para obtener este dispositivo de pago de peajes electrónicos, hay que dejar una fianza de 27 euros que se devolverá cuando se devuelva en buenas condiciones en el mismo lugar donde se obtuvo. A ello hay que sumar una recarga mínima de 10 euros, con condiciones son similares a las del dispositivo anterior.

Además de en Portugal, estos dispositivos para pagar los peajes portugueses se pueden comprar también en Galicia, en las oficinas del Banco Caixa Geral por 29,5 euros. Lo malo es que es necesario mantener en el banco un depósito de 200 euros como fianza por el servicio.

Aparte de ello, han aparecido otros mecanismos de pago más sencillos para viajes breves por estas autopistas portuguesas y que nos facilitan mucho la tarea de cómo pagar el peaje electrónico en Portugal:

– Pegatina prepago de peaje electrónico para coches con matrícula extranjera válida para tres días, sólo para vehículos ligeros y que permite un número de viajes ilimitados. Se obtiene en las oficinas de correos, las tiendas Payshop, el aeropuerto de Oporto y a través de Internet. El precio es de 20 euros.

 Precarga por débito en tarjeta de crédito para coches con matrícula extranjera. Para ello, antes de circular por las carreteras con el peaje electrónico, los conductores deben entrar en la web de Correos de Portugal, registrarse y elegir entre varios tipos de recarga, que pueden ser de 10 euros más costes por cinco días -se puede hacer también presencialmente en correos, tiendas Payshop y Multibanco (cajero automático)- o bien para un recorrido concreto en fechas concretas. El saldo no utilizado se devuelve a la tarjeta de crédito correspondiente si el cliente lo pide.

Eso sí, hay que recordar que siempre hay que hacer el pago antes de haber circulado por las autopistas portuguesas con peaje electrónico y no es válido si se hace después. El pago posterior sólo está permitido para coches con matrícula de Portugal.

Pago de peajes electrónicos para coches de alquiler

Nos preguntaron, también, en algunas ocasiones por la situación en la que quedan los coches de alquiler en Portugal a la hora de pagar los peajes electrónicos. La respuesta de la Oficina de Turismo, en este caso, es remitirnos a consultar caso por caso con la empresa con la que contratemos este servicio, ya que la ley permite que éstas puedan repercutir los gastos de los peajes a sus clientes.

La verdad es que- después de un año- es muy positivo ver cómo la confusión inicial ha dejado paso a nuevas alternativas y formatos de pago de estos peajes electrónicos en autopistas portuguesas que han hecho mucho más fácil y económico moverse entre España y Portugal.

Los turistas y viajeros ocasionales lo apreciarán, sin duda, pero posiblemente sean aquellos que viven más cerca de la frontera y se desplazan entre ambos países con frecuencia a los que haya ayudado notablemente esta mejora de la oferta y la facilidad de los distintos métodos de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *