Vivir en el extranjero

Cada vez más españoles son los que están saliendo al extranjero para vivir o trabajar. La adaptación al país de destino, a veces, resulta difícil y siempre ayuda conocer a otras personas de tu mismo país o que hablan tu idioma. Los eventos culturales y deportivos, apoyados por las redes sociales, suelen ser una buena manera de conocer a otros miembros de la colonia española en el nuevo destino.

Conocer gente en un nuevo destino siempre es difícil. Mucha gente, especialmente estudiantes, viaja con el propósito de “no mezclarse con otros españoles” con el fin de aprender lo más posible de la cultura local, pero -aunque idiomáticamente resulte un muy buen propósito- supone una ruptura total con todo el entorno cultural y las costumbres propias que hay que tener mucha fuerza de voluntad para mantener.

La verdad es que -dependiendo del destino, de la cultura local y de la gente con la que nos encontremos- no siempre es fácil encontrar personas afines o nuestro ambiente ideal, especialmente al principio de nuestra estancia, cuando necesitamos más ayuda o adaptación al nuevo lugar de residencia. Incluso, más adelante, el agotamiento de tener que pensar y hablar en una lengua diferente puede hacer que en algún momento sintamos la necesidad de tener a alguien con quien compartir un rato hablando en español.

En esos casos siempre se agradece poder contar con algún conocido o amigo de tu misma procedencia con quien poder compartir experiencias e información, hablar en tu idioma o simplemente sentirse por un momento como en casa. Claro que sin llegar al extremo de llegar a un país extranjero y esperar estar todo el rato con españoles o tener a alguien que te saque las castañas del fuego en cada problema que tengas.

Buena voluntad

El proceso de integrarse en la colonia en otros países no es especialmente difícil, dado que casi todo el mundo pone muy buena voluntad de su parte, pero sí que el comienzo es complicado si no se dispone de referencias previas o no se sabe dónde empezar a buscar contactos. Afortunadamente, cada vez hay más españoles viviendo en el extranjero y las redes sociales han hecho que las comunicaciones y los contactos por referencias de amigos y conocidos sean mucho más sencillos.

Lo más fácil suele ser consultar a nuestros amigos o conocidos si conocen a alguien en nuestra ciudad o país de destino y escribirnos unas líneas antes de partir. La mayor parte de estos contactos suelen ser muy informales -suelen ser con personas que no conocemos de nada-, pero pueden ofrecernos información valiosísima sobre cómo instalarnos en el país. Desde precios hasta recomendaciones de zonas, pasando por eventos, webs interesantes o, incluso, referencias de quién puede estar alquilando alojamiento. En ocasiones, incluso, se queda para un café o unas cervezas de bienvenida en la que podemos conocer gente nueva.

No obstante, el esfuerzo principal se realiza en las primeras semanas en el nuevo destino. Siempre ha habido cafés, restaurantes o puntos de reunión para las colonias españolas en el extranjero en las grandes ciudades del mundo donde se puede acudir, pero para las personas menos sociables supone a veces una dificultad conectar desde cero con grupos de personas que, en muchas ocasiones, están ya muy consolidados.

También está cambiando el perfil de las ciudades en las que viven los españoles. Si en París, Bruselas, Ginebra, Nueva York o Buenos Aires siempre los hubo, ahora los hay también en zonas más insólitas que pueden ir desde el Sudeste Asiático hasta comunidades rurales del Mid-West americano, pasando por el oeste de África o la costa norte de Australia. El problema de estos grupos de personas es que, hasta la generalización de Internet, tenían serios problemas para conocerse, agruparse y coordinarse. Había gente de una misma ciudad española que podían vivir a diez kilómetros de distancia, pero que no habían tenido la oportunidad de encontrarse en el país de destino. Esto ha cambiado de forma radical con la tecnología.

La tecnología ayuda también a aquellos españoles geográficamente aislados -quién no conoce a la au-pair que vive en mitad del campo, al cooperante en un poblado remoto o al voluntario en una granja, que viven a decenas de kilómetros de la gran ciudad y aparecen de vez en cuando en ella casi perdidos- a ponerse en contacto con otras personas cerca de su lugar de residencia y poder planificar viajes o encuentros con ellos.

Foros de Internet como Spaniards, páginas creadas por la propia comunidad o diversos grupos de Facebook permiten poner nombres y apellidos a las personas que nos podemos encontrar en el destino e, incluso, obtener mucha información previa a nuestro viaje. La actividad de la colonia dependerá muchas veces de lo dinámicas y abiertas que quieran ser las personas que componen estos grupos, pero destaca el grado de actividad y compromiso de sus participantes, muchas veces absolutamente opuesto a la pasividad e inmovilismo que éstos achacan a las Embajadas.

Eventos que ayudan

Los eventos y encuentros son la mejor manera de conocer a otros españoles en la zona. La Embajada y las instituciones españolas en el extranjero suelen organizar los más formales (conferencias, recepciones o exposiciones), mientras que los miembros de la colonia son mucho más informales en sus encuentros. No obstante, los eventos deportivos suelen ser los más esperados. Los partidos de la selección española de fútbol, del Real Madrid o del Barcelona suelen tener gran éxito de convocatoria y, lejos de ser un espectáculo futbolístico, son una excusa para organizar reuniones que se prolongan mucho después de acabado el partido.

Sirva como ejemplo el evento que organizó la web Españoles en Toronto con motivo de la visita del Real Madrid de baloncesto a la ciudad a principios de octubre para jugar contra los Toronto Raptors, que pudimos plasmar en este vídeo:

Los grupos de Facebook específicos que han creado los residentes en muchas ciudades son un buen punto de partida para buscar estos encuentros, quedadas o eventos. Dependiendo del país y de la capacidad de organización de cada colonia, habrá otras alternativas: desde las antiguas listas de correo -que siguen funcionando muy bien- hasta grupos específicos de españoles o personas interesadas en la cultura y la lengua española en portales como Meetup, muy popular en Norteamérica.

En estos encuentros esporádicos podemos encontrarnos con muchos residentes españoles y amigos en las ciudades correspondientes que nos servirán como contactos para el futuro o podrán presentarnos a otras personas. Es importante entrar en el círculo donde circula la información para poder estar informado de qué es lo que pasa e ir ampliando nuestro círculo de amistades.

Estos eventos son también útiles ya que los más entusiastas participantes en ellos suelen ser las personas que acaban de llegar a la ciudad, con lo que en ocasiones quien empieza de cero puede encontrarse con personas en una situación similar a la suya y afrontando las mismas dificultades de adaptación o choques culturales.

Es también una buena oportunidad para conocer a miembros más veteranos de la colonia, que podrán ayudarnos con consejos o información muy útil obtenida tras muchos años en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *