Vivir en Toulouse: universitaria y cosmopolita

Si en nuestro artículo anterior “Toulouse: La ciudad rosa“, os dábamos una pequeña introducción a las calles, historia y principales monumentos de esta ciudad del sur de Francia, hoy queremos mostraros menos monumentos y más sobre cómo es vivir en Toulouse.

Disfrutar de vivir en Toulouse es hablar de la “Toulouse de los placeres”: la que se está volcando en el arte moderno, la que conquista su sentido del gusto a base de delicias gastronómicas y la que permite disfrutar del ambiente joven y dinámico de una animada ciudad universitaria.

Lejos del aspecto más formal o histórico de los palacios e iglesias que veíamos en nuestro artículo de la semana pasada, una ciudad de estudiantes como Toulouse- en la que aproximadamente una quinta parte de los habitantes de la ciudad están matriculados en su antigua y prestigiosa universidad y donde buena parte de la actividad económica está relacionada con sectores tan técnicos como la aeronáutica o el aeroespacial- cuenta con una cara dinámica, alegre, culta, inquieta, joven y viva, que se personifica en detalles como el gusto por el arte contemporáneo o la animada vida nocturna de determinadas zonas de la ciudad y que, si bien disfrutan mucho sus visitantes, no se consigue captar al máximo si no se ha tenido la oportunidad de Vivir en Toulouse.

Te puede interesar: Vida nocturna en Toulouse

Bares en Toulouse

Las noches de primavera del centro de Toulouse que pudimos conocer durante la visita organizada por la Oficina de Turismo de Francia a la que fuimos invitados, sorprenden por encontrar, entre calles tranquilas, algún bar con mucha gente departiendo alrededor de su puerta de entrada o la terraza de algún diminuto restaurante que casi no llama la atención. En zonas como la Plaza de St. Pierre o la Rue Gabriel Peri, aparecen repentimamente locales bulliciosos tanto durante la semana como los fines de semana.

A su vez, y de un modo más tranquilo, también el césped de la orilla del Garona sirve como lugar de encuentro para los jóvenes, que disfrutan de vez en cuando de una tarde relajada en compañía de amigos y una botella de vino, en el entorno tranquilo del río, con las luces de colores cambiantes del Pont Neuf de fondo.

Toulouse y la aviación

Vivir en Toulouse

Soportales de Plaza del Capitolio

Toulouse es una ciudad con muchas historias tras de sí. La Universidad de Toulouse -la segunda más antigua de Francia-, ha sido uno de los grandes centros que ha favorecido que la capital de la región de Midi-Pyrenées se haya convertido en una ciudad joven, divertida y muy atractiva para quien quiera vivir en Francia, pero no es el único.

En Toulouse hay también una comunidad de trabajadores internacionales, jóvenes y bien formados que trabajan para el sector de la aviación o el de la sanidad -uno con renombre internacional gracias a la principal fábrica de Airbus y otro ganando prestigio a marchas forzadas por la presencia de un instituto de investigación contra el cáncer- que la convierten en una ciudad cosmopolita y tecnológicamente muy avanzada, pese a su tamaño mediano, y que hacen que muchos talentos de todo el mundo se vean atraídos por la posibilidad de vivir en Toulouse.

El mismo carácter cosmopolita de Toulouse que ya aportaron también en el pasado los pilotos de la legendaria compañía Aeropostale que, a principios del siglo XX, realizaba rutas interminables y llenas de escalas para transportar el correo de Europa hasta América Latina.

De las andanzas de sus pilotos -tan atrevidos a la hora de cruzar el Atlántico como para buscarse compañía las noches que tenían que vivir en Toulouse – dan fe rincones como el Hotel Grand Balcon -en plena Plaza del Capitolio-, donde aún hoy se conserva una habitación decorada tal y como lo estaba en los tiempos en los que el aviador Antoine de Saint-Exupéry (conocido por ser el autor del libro El principito) servía para la compañía Aeropostale.

Ciudad de nacimiento de Carlos Gardel

La de Saint-Exupery no es la única anécdota que relaciona a Toulouse con un personaje célebre de la cultura mundial, ya que  paradójicamente, también fue la ciudad de nacimiento de uno de los argentinos más universales: el cantante de tango Carlos Gardel; lo que ha dado pie a que la ciudad haya querido convertirse en una referencia para el tango en Francia, con la celebración -durante el mes de julio- del festival Tangopostale, que acoge conciertos, exposiciones relevantes y demostraciones y clases de tango en las calles de la ciudad.

Capital del exilio español de la Guerra Civil

Ambiente cosmopolita e internacional al que- por otros motivos bien distintos- también contribuyó la gran cantidad de españoles exiliados que decidieron vivir en Toulouse tras las Guerra Civil. En la Oficina de Turismo de Toulouse se puede encontrar un plano con una ruta específica para quien quiera conocer más sobre la historia y los lugares que marcaron el exilio español en Toulouse.

Una bonita manera de conocer más sobre esta vida de la ciudad es pasar bajo los soportales de la Plaza del Capitolio -el punto central de la ciudad-, donde en su techo se han pintado escenas representativas de la historia y la vida de la ciudad.

Guías relacionadas con este artículo:
esta web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *