Portugal introduce el telepeaje en autopistas

(Hay una actualización de este artículo sobre el telepeaje en Portugal en el blog publicada en agosto de 2011 con el título “Peajes electrónicos en autopistas de Portugal” que incluye datos actualizados y nueva información sobre cómo pagar el peaje en las autopistas portuguesas)

Algunas veces, las decisiones de los gobiernos y autoridades de turno son un auténtico peligro para el turismo. El último caso que nos afecta nos llega desde Portugal, donde la implantación de un telepeaje en autopistas antiguamente gratuitas está provocando una enorme confusión, un incremento artificial de los precios por el desconocimiento de los conductores y, a la larga, que muchos turistas del sur de Galicia que se desplazaban al Norte de Portugal hayan dejado de viajar a la zona por el nuevo telepeaje o, por lo menos, hasta que se aclare cómo efectuarlo.

En el diario El Mundo apareció el sábado un artículo en titulado “Portugal implanta el peaje más caro y caótico del Mundo” en el que se decía que un trayecto Vigo-Oporto (76 kilómetros) para un visitante ocasional cuesta la friolera de 77 euros. A nosotros, investigando en diferentes fuentes de España y Portugal, nos ha costado entender el sistema de pago y ni siquiera hemos sido capaces de dar una cifra exacta de lo que puede costar el trayecto; pero por lo que hemos visto, podemos decir que- efectivamente- el coste del trayecto en el peor de los casos puede llegar a los 77 euros citados por El Mundo, si bien lo lógico para cualquiera que intente informarse un poco -o incluso para quien no lo haga y reciba una multa- es que el precio acabe siendo mucho más reducido. Complicado de entender y más aún de explicar.

Telepeaje en lugar de cabinas

Antes que nada, aclaremos un poco el contexto por el que se produce la introducción del telepeaje en Portugal. Junto a una red de autopistas de peaje consolidada -bastante buena, por cierto, aunque bastante cara-, hace unos años el gobierno portugués creó una serie de autopistas bajo el sistema llamado SCUT (que en español conocemos como “peaje en la sombra”). Esto supone que la autopista la construye y gestiona una empresa privada concesionaria, pero es el gobierno de Portugal el que paga por cada vehículo que circula por ella, en lugar del propio conductor. La crisis económica ha provocado que varias de estas SCUT se hayan convertido en autopistas de peaje convencionales, donde es el conductor el que paga. Hasta ahí, todo normal y comprensible. El gran problema viene cuando, en lugar de colocar las tradicionales cabinas de peaje, se implanta un telepeaje que requiere utilizar una serie de dispositivos de identificación. Aquí es donde se complica todo.

El alquiler, la recarga y el pago del dispositivo de telepeaje portugués es el que complica toda la situación. A lo largo de la autopista, existen una serie de arcos que leen las matrículas e interactuan con los dispositivos para formalizar el pago. Por tanto, es necesario un dispositivo inalámbrico para identificarse ante ellos. Esto supone que todos los coches que entran desde España para circular por alguna de las autopistas portuguesas con telepeajes deben detenerse en alguna oficina de correos o de la llamada Via Verde para hacerse con uno de estos dispositivos. Primeros problemas: nadie informa sobre ellos y, en los primeros días, ni siquiera las tiendas donde los venden disponen de existencias suficientes.

Para hacerse con el dispositivo de telepeaje en Portugal hay dos opciones: el alquiler de un dispositivo de telepeaje temporal o la compra de un dispositivo de telepeaje permanente.

Es aquí donde llega el segundo problema. Hemos sido incapaces de encontrar los precios del dispositivo temporal en ninguna página web. En la página oficial de las carreteras de Portugal nos encontramos con este apartado, en el que sólo se dice que el precio de este dispositivo dependerá del tiempo de utilización y de las tarifas que implante cada concesionaria. Se supone, por tanto, que hay un pago por el alquiler del dispositivo de telepeaje y una fianza que se reembolsa si se devuelve en el mismo sitio donde se adquirió -lo que supone un problema si se quiere hacer un recorrido largo por Portugal y salir del país por otra autopista distinta a la que se entró-.

Hay otro problema adicional, que es la obligatoriedad de hacer una recarga del dispositivo por un mínimo de 50 euros válidos para un mes o proporcionar el número de una tarjeta de crédito para cargar el pago. El importe no utilizado para pagar los telepeajes no se devuelve.

En el fondo, más que una recarga, parece casi una tarifa plana para utilizar las SCUT, ya que nadie puede controlar que se haga una recarga posterior, ni resulta fácil cobrar peajes a un coche con matrícula extranjera una vez que se sale del país. Eso sí, para excursiones cortas es un cargo enorme. En ese caso, es infinitamente mejor domiciliar el pago con la tarjeta de crédito y pagar únicamente lo que se consume. Sin embargo, tanto la compra como la domiciliación del dispositivo de telepeaje portugués es un trámite que retrasa el viaje bastantes minutos.

Para quien viaje con más frecuencia a Portugal, otra opción es comprar el dispositivo de telepeaje de forma permanente por un precio de 27 euros y domiciliar el pago por cuenta corriente o en una tarjeta de crédito. Uno de los problemas de este pago es que, a diferencia de los coches con matrícula portuguesa, los vehículos extranjeros no pueden elegir el modo de pago posterior, en el que se acude a una oficina de correos y se paga por lo consumido.

Problemas del telepeaje

La queja por el telepeaje de las instituciones gallegas y de los empresarios del Norte de Portugal -a los que les favorece enormemente este tipo de viajes turísticos desde el norte de la frontera- viene dada, sobre todo, por la autopista A-28 que discurre entre Viana do Castelo y Oporto. Sin embargo, peajes similares se están utilizando en otras autopistas de acceso a Oporto, entre Oporto y Aveiro y algunas del Interior de Portugal y el Algarve. Esto supondrá que, acceder desde Castilla y León a Oporto también supondrá problemas similares.

El importe del peaje en la autopista A-28 en sí no es demasiado elevado. Son apenas 4,05 euros para un turismo convencional por los 66 kilómetros entre Viana do Castelo y Oporto. Es la forma de pago lo que lo encarece y, peor aún, lo hace muy confuso, al menos en estas primeras semanas de funcionamiento. Curiosamente, esta autopista pertenece a la concesionaria Euroscut Norte, que pertenece a la empresa española Cintra -por lo que no podemos hablar de que sea precisamente una encerrona de una empresa portuguesa al turista español-.

La iniciativa tiene una serie de problemas legales que amenazan con bloquearla. Por una parte, los vehículos portugueses tienen la posibilidad de realizar hasta 10 trayectos por estas autopistas sin pagar y tienen la posibilidad también de pagar en la oficina de Correos después de utilizar la autopista, a diferencia de los automóviles extranjeros. Parece que la primera de las posibilidades podría resultar discriminatoria para el resto de ciudadanos de la Unión Europea, por lo que se está estudiando en Bruselas.

Los empresarios del Norte de Portugal también están preocupados, ya que temen que los telepeajes afecten al flujo de turistas y consumidores de la zona de Vigo que resultaba importante para sus negocios y creen que puede reducirse por el sobrecoste de la nueva forma de pago o la confusión reinante al respecto. Hay que destacar que, en los últimos años, se están produciendo desplazamientos muy numerosos de personas desde España hacia Oporto para viajar desde su aeropuerto internacional o comprar en la tienda de IKEA.

La alternativa sin peajes, por la carretera de la costa, duplica la duración del viaje y las conexiones por transporte público -dos trenes diarios y varias líneas de autobús- son bastante deficientes.

Alternativas al telepeaje

La solución alternativa más recomendada es tomar la autopista de peaje A-3, un recorrido algo más largo, pero paralelo a la A-28, que tiene un peaje algo más caro, pero dispone de las cabinas tradicionales para el pago, lo que supone no tener que hacerse con el dispositivo electrónico.

Luego está la solución drástica, que es la de no pagar el peaje. En ese caso, la policía puede detenerte en la autopista y obligarte a pagar la multa en el mismo momento de la detención. Como los conductores han abusado habitualmente de alegar desconocimiento para intentar librarse de la misma, es prácticamente imposible que la dejen pasar por alto y, por tratarse de un vehículo extranjero, es obligatorio pagarla en el momento. La sanción, la verdad, no es demasiado elevada, por lo que tentará a más de uno o dos conductores a arriesgarse. Se paga 10 veces el precio del peaje, con un mínimo de 25 euros y un máximo de 125. En el caso de ser detenido en la A-28, la multa máxima sería de 40,5 euros (inferior a la recarga obligatoria que se debe hacer si no se paga con tarjeta).

Si se viaja frecuentemente a Portugal desde Galicia, quizá la mejor opción sea comprar el dispositivo permanente de telepeajes y perder un poco de tiempo domiciliando el pago con tarjeta. Si se viaja esporádicamente, lo mejor para evitar confusiones, líos y pérdidas de tiempo con la compra y venta del aparato de turno es tomar la autopista alternativa A-3. Para los visitantes de otras regiones que tengan que atravesar el país por alguna otra de las autopistas SCUT, vale lo mismo con las alternativas actuales.

En este blog hemos publicado también una solución alternativa para el caso de desplazamientos Vigo – Aeropuerto de Oporto sin peajes.

Los telepeajes parecen una manera lógica de incrementar los ingresos y son totalmente lícitos -por muy molestos que sean-. El problema viene cuando la forma de pago del telepeaje se complica de tal manera que se disuade a los visitantes de utilizar estas autopistas. Y, en este caso, la falta de información y los confusos modos de pago -que no tanto los precios finales- están frenando los viajes a Portugal de los turistas del sur de Galicia. Eso, independientemente de los obstáculos a la libre circulación de personas dentro de la Unión Europea que debe estudiar Bruselas y que no sería extraño que, de aquí a cierto tiempo, forzaran a alguna modificación de la norma.

Guías relacionadas con este artículo:

web sobre Oporto www.voyalisboa.com Voy al Algarve

5 Responses to “Portugal introduce el telepeaje en autopistas”

  1. Hello again.

    Thanks for your reply. If you drive from Porto Airport to the A3 you still pass under the electonic tolls (we have seen them) so cannot be avoided. Maybe the situation will become clearer. The car hire companies are also confused.

    Regards

    Paul

    • Here is a map including an alternative:
      http://bit.ly/9YN5Xw

      And, another option if you are going to rent a car is to take the metro to the City Center and, then, pick your car up somewhere close to Rotunda da Boavista.

  2. Hello. I am a regular visitor to Galicia where I have a house (5 visits a year). I always fly to Porto and drive into Spain then fly back from Porto. If I hire a car how to I pay the tolls? Do the cars already have a chip fitted. The hire companies cannot tell me. I am very concerned and confused.
    Any advice is appreciated.
    Regards

    Paul Lewis

    • Well, I’m not in the zone right now, so I don’t know how reliable could be my information. The main problem seems to be the fact of being a new toll and no one knows very well how or where to buy the paying device. I suppose, you may be able to borrow one of those devices from your rent-a-car company in the future, but probably at this point they are already as confused as we are.

      Anyway, you would be driving a portuguese registered car, so you should be able to pay your tolls not at the moment you drive, but later at the post office. Maybe the hire company can charge those tolls on your credit card.

      People are telling me that, right now, until everything remains clear for all drivers, the best way to reach Galicia without a problem is to avoid A-28 and choose instead the A-3 highway, from Porto to the north, passing through Braga. It’s a bit more expensive, but it’s pretty much the same distance and they have toll cabins where you can pay the tradicional way.

      Anyway, ask the car company as soon as you arrive to Portugal. I suppose they will have things clearer in one or two weeks.

      Good luck!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *