Archivo de la etiqueta: restaurantes

Quebec es una región que cuenta con una manera de disfrutar de la comida y una cultura gastronómica diferente de la que hay en el resto de Canadá gracias, en buena parte, a su herencia colonial francesa. Montreal- como su ciudad más importante- cuenta con interesantes especialidades gastronómicas locales.

Bar Cheers en Boston

Para los que crecimos en la década de los 80, Boston nos guarda un pequeño tesoro en forma de recuerdo televisivo. En el centro de la ciudad, en un edificio típico victoriano, se encuentra el bar Cheers, que inspiró la serie de televisión.

Para los que recuerdan la televisión de los años 80 y principios de los 90 -la pobre versión que se hizo en España hace unos años no merece la pena ni recordarla-, el bar Cheers no necesita mucha presentación.

Para quien no ha llegado a verla, podemos contarles que era una comedia de situación que transcurría en el bar que daba nombre a la serie donde se juntaban una serie de personajes curiosos encabezados por Sam Malone, un ex-jugador de béisbol ligón que más o menos se entendía con la camarera de turno (se la cambiaron a mitad de la serie). A él se le unían una serie de parroquianos entre patéticos y entrañables- el cartero Cliff, el psiquiatra Frasier y el contable obeso con facilidad para las frases ocurrentes Norm- y un par de camareros muy peculiares, como el ingenuo Woody y la antipática Carla. Todos ellos vivían situaciones curiosas o divertidas alrededor de la barra del bar Cheers con cierto aire de perdedores, pero con un gran sentido del humor y un admirable optimismo.

Cheers es una serie mítica de la historia de la televisión, estuvo en antena más de 11 temporadas entre los años 80 y 90 y es la serie con más premios -entre Emmy y Globos de Oro- de la historia de la televisión.

Bull & Finch, el auténtico bar Cheers

Pero Cheers no es totalmente una creación de ficción, sino que se inspira en un popular bar del centro de Boston, Bull & Finch. Es más, el antiguo pub ha quedado fagocitado por la serie de televisión, de tal modo que hace un par de décadas se cambió el nombre por el televisivo Cheers.

Evidentemente, desde que la serie de televisión se popularizó, el bar se ha convertido en toda una atracción turística a la que acuden diariamente cientos de personas atraídas por sus recuerdos televisivos. Quien lo visite hoy se encontrará con un bar, efectivamente, pero con sus respectivas tiendas de regalos y souvenirs con el logotipo del bar.

Bar Cheers Boston

Interior del bar Cheers, clavadito a la serie

El bar Cheers de la serie de televisión -no confundir con la sucursal que abrieron en el turístico Faneuil Hall- se encuentra en pleno centro de Boston- en Beacon Street, justo al norte de los populares Public Gardens- y ocupa el sótano y la primera planta de un tradicional edificio victoriano.


Ver mapa más grande

Pero el bar real donde se inspiró Cheers tiene algunas diferencias en su estructura con respecto al de la serie. Lo primero que nos llama la atención es que el cartel y la barandilla exterior del bar, así como la escalera que nos lleva al bar del sótano son exactamente iguales que en la serie. Si bajamos esta escalera, nos encontramos con una puerta idéntica que, una vez franqueada, ya nos permite ver las diferencias con el decorado original.

Bar Cheers Boston

Cartel en la entrada del bar Cheers

Y es que, a diferencia del decorado, lo que nos encontramos en la planta baja es un bar muy pequeño y estrecho, en el que la barra está a muy pocos metros de la puerta. Es cierto que hay una pequeña zona de mesitas idéntica a la de la serie de televisión en la zona más cercana a la pared, pero no hay mucho más espacio. La barra, en el piso inferior, no es la cuadrada de la serie, sino una bastante sencilla y estrecha donde se apiñan los turistas a beber una cerveza. Entre las curiosidades, nos encontramos con la gran cantidad de tarjetas de visita de personas de todo el mundo que los visitantes colocan en la parte superior de la barra.

En realidad, el decorado de la serie de televisión es un poco mezcla de lo que nos encontramos en la planta baja y en la primera planta del edificio. El sótano reproduce muy fielmente la entrada al bar Cheers, mientras que el comedor de la primera planta es más amplio y tiene la inconfundible barra-isla cuadrada en el centro de la sala que hacía especial al bar de la serie. Por lo general, quienes quieren comer se quedan en las mesas de la primera planta, mientras que quienes sólo quieren beber algo en la barra de Cheers se quedan en la planta inferior. A mí, aun siendo un espacio mucho más reducido, ésta me pareció mucho más auténtica.

Cheers Boston

Barra de la planta inferior de Cheers, un atractivo turístico

Para quien quiera comer allí, la mayor parte del menú tiene nombres relacionados con la serie. Así podemos comernos un Giant Norm Burger, un Sam’s Turkey Sandwich o el Rebecca’s Fish & Chips. En general, comida de pub, no muy especial desde el punto de vista gastronómico, pero suficiente para un turista que quiera comer algo rápido e informal.

Evidentemente, como en todo buen sitio turístico, los precios en el bar Cheers son algo más altos que en otros bares de Boston, pero tampoco hay una gran diferencia con otros locales similares, por lo que una cerveza o una comida en el lugar son un lujo que nos podemos permitir.

Cheers Boston

Cheers Boston

Sea como sea, el bar Cheers de Boston es un lugar que despertará bonitos recuerdos de juventud a los treintañeros y cuarentañeros que recuerdan con cariño esta serie de televisión. Una visita recomendable.

Menos ambiciosa fue la noche del sábado en Osaka, tras nuestra excursión a Nara, cuando decidimos tomarnos un tiempo de descanso, salir a cenar cerca de nuestro hotel y relajarnos un poco después de un viaje que empezaba a hacérsenos algo cuesta arriba por el cansancio. Así fue como acabamos en el restaurante de Takeshi.