Que ver en Malta en 3 días

Qué ver en Malta en 4 días

Hace algunos meses, en este blog calificamos a Malta como destino revelación para la temporada otoño/invierno. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocerla el año pasado invierno y nos pareció una época sensacional para descubrir el país: tiempo agradable, pocos turistas y estudiantes de inglés y- especialmente- precios muy bajos en vuelos y hoteles. En este artículo queremos replicar para vosotros el viaje que hicimos a la isla para recomendaros qué ver en Malta en 4 días, incluyendo los lugares donde nos quedamos y haciendo un pequeño presupuesto de lo que os podéis gastar.

Hemos elegido como fechas para este viaje por Malta en 4 días del 22 al 26 de febrero, aunque suponemos que los precios serán similares en fechas similares del invierno. La ruta se puede hacer en cualquier momento del año, pero es verdad que resultará más cara en otras fechas, sobre todo en la época de verano. Los precios que ofrecemos aquí han sido obtenidos en diferentes buscadores de vuelos y hoteles el día 10 de febrero, por lo que es probable que cambien con el paso de los días. También es posible reducir el recorrido si no disponéis de tanto tiempo. Simplemente, para elegir qué ver en Malta en 3 días o menos, basta con descartar alguna de las opciones que planteamos. Eliminar Gozo es la más cómoda para el viajero, pero a mí me resultó una de las mejores partes del viaje y preferiría descartar St. Julian’s y Paceville.

Para ir a Malta desde Madrid hemos elegido los vuelos de Ryanair que sale el martes 22 a las 6:25 de la mañana y regresa el sábado 26 a las 9:30 de la mañana. El precio del billete ida y vuelta- incluyendo tasas pero no cargos adicionales de la aerolínea- es de 51,98 euros. Para viajar desde Barcelona, Ryanair dispone de vuelos para esos mismos días desde el aeropuerto de Girona-Costa Brava, en un horario muy similar a los que salen desde Madrid, por 55,98.

Malta en 4 días – Día 1: La Valeta, Sliema y Las Tres Ciudades

Qué ver en Malta - La Valetta

Lo bueno de haber elegido un vuelo que sale tan temprano es que tenemos todo el primer día completo para empezar la visita. Desde el aeropuerto, podemos coger un autobús a la estación central de autobuses de la Plaza del Tritón de La Valetta, donde se puede enlazar con la gran mayoría de líneas de autobuses que atraviesan la isla. Los autobuses de Malta son una de las curiosidades de la isla, ya que se conservan algunos modelos de los años 50, 60 y 70- algunos muy bien rehabilitados y pintados-. Subirse en ellos es toda una experiencia y, además, comunican muy bien las diferentes partes de la isla. Los billetes son bastante económicos, aunque para un recorrido completo como el que vamos a hacer, conviene comprar uno de los billetes ilimitados para varios días, con un precio más que razonable.

Después del transbordo en La Valetta, cogemos el autobús a la cercana ciudad de Sliema, donde hemos reservado habitación para los dos primeros días en el 115 The Strand Aparthotel, que nos ha salido a 15,81 € por habitación doble y noche incluyendo el desayuno reservando en Rumbo. Es un hotel bastante sencillo, sin grandes lujos, pero tiene una relación calidad/precio muy buena para viajeros económicos y además está muy bien comunicado con el resto de la isla. Además, el buffet de desayuno es bastante decente. Para quien quiera un estándar algo más elevado, no lejos de allí está el Park Hotel -de 4 estrellas- por 35,58 euros por noche y habitación doble.

Una vez que hemos dejado nuestro equipaje en el hotel correspondiente, comenzamos nuestro recorrido por los lugares que ver en Malta en 4 días dirigiéndonos a La Valetta. Para ello, si el tiempo acompaña, podemos coger el ferry de Sliema o, más frecuente y fiable, cualquiera de los muchos autobuses que nos llevan a La Valeta en apenas 15 minutos.

La Valeta es, sin duda, una de las capitales más pequeñas de Europa. Además, ocupa completamente una pequeña península, por lo que no puede crecer más. Su extensión es de, aproximadamente, un kilómetro y medio de largo por unos 800 metros de ancho. Está estructurada en una serie de calles en cuadrícula, de la que la principal y más comercial es la calle República. Entre las cosas que ver en La Valeta destacan la Catedral de San Juan, el Fuerte de St. Elmo o el Palacio del Gran Maestre. A mí, de todos modos, lo que más me gustó de la Valeta fue pasear por sus callejuelas y, sobre todo, la vista de las Tres Ciudades que se tienen desde la orilla sur de la ciudad.

La Valeta se puede ver en una sola mañana, por lo que por la tarde conviene visitar las Tres Ciudades: Cospicua, Senglea y Vittoriosa, que se ven desde La Valetta. Son tres pequeñas poblaciones pegadas unas a otra, ocupando dos pequeñas penínsulas y la zona circundante. Son pequeños pueblos muy típicos y, extrañamente, no muy turísticos, con callejuelas típicas, iglesias y vistas excelentes de La Valetta. En Vittoriosa hay también una marina de lujo con grandes yates.

Desde allí, se puede acabar la tarde del primero de nuestros 4 días en Malta volviendo a Sliema y disfrutar de una cena o una bebida en los pubs del Strand, el paseo marítimo de la localidad, con grandes vistas de La Valeta. Dadas las limitaciones de La Valeta para crecer, la cercana Sliema se ha convertido en un pequeño centro comercial y hotelero de toda la parte este de la isla, lo que se ha combinado con el ocio nocturno de la cercana St. Julian’s.

Malta en 4 días – Día 2: Mdina, Rabat y Marsaxlokk

El segundo día de nuestra expedición nos lleva por la Malta más tradicional y turística. Desde Sliema, cogemos el autobús directo que nos lleva a las ciudades de Mdina y Rabat (que nos permite ahorrarnos casi una hora de viaje al evitar el transbordo en La Valetta). Mdina y Rabat son ciudades gemelas. Mdina ocupa el interior del recinto amurallado y Rabat se extiende pegada a las murallas.

Mdina - Qué ver en Malta

Típica calle de Mdina

Mdina es mucho más monumental que Rabat, entre otras cosas por su carácter casi peatonal y sus calles estrechas y empedradas. En la ciudad destacan los edificios religiosos, sobre todo la Catedral y el convento de los Carmelitas, así como algún palacio típico. Rabat, por su parte, tiene más vida “urbana” por llamarlo de alguna manera, aunque en realidad se trata de un pueblo muy pequeño. En ella destacan las Cataumbas de San Pablo y Santa Águeda.

Para completar el día, volvemos de Mdina a La Valeta en autobús y hacemos allí transbordo para tomar el autobús que va a Marsaxlokk, un pequeño pueblo costero del sur de la isla, donde podremos disfrutar de un pequeño paseo marítimo lleno de barcos pesqueros típicos y muchos restaurantes a la orilla del mar donde podremos disfrutar de excelentes comidas a base de pescado.

Malta en 4 días – Día 3: La isla de Gozo

El tercer día dejamos Sliema para dirigirnos al norte de la isla para coger el ferry que nos llevará a la vecina isla de Gozo. El autobús directo desde Sliema nos llevará aproximadamente una hora y nos permitirá tener una primera impresión de las localidades del norte de la isla, más dedicadas al turismo de playa que las zonas más próximas a La Valeta.

En Cirkewwa nos encontramos el puerto del ferry que en apenas 45 minutos nos llevará hasta Mgarr, en el sur de la isla de Gozo. Las salidas son frecuentes y el barco es especialmente cómodo. En verano hay también barcos menores que nos llevan al islote de Comino -a mitad de camino- con su bella Laguna Azul y playas fantásticas, pero en invierno no suelen estar disponibles.

En Mgarr tomamos el autobús gris que nos lleva a Victoria, la capital (también conocida como Rabat por los lugareños). Hay que decir que en los autobuses de Gozo no valen los billetes de los autobuses de Malta, por lo que habrá que sacar nuevos billetes. El tamaño de la isla es muy reducido y el transporte público algo menos frecuente que en Malta, pero -si se combinan bien los horarios- se puede recorrer toda la isla en él sin problemas. En el peor de los casos, se puede recurrir a un taxi… o a un paseo de algunos kilómetros.

Es posible ver Gozo en un día, cosa que se puede hacer más cómodamente alquilando un coche en el pequeño garaje junto a la plaza de los autobuses de Victoria; pero yo preferí tomármelo con más calma y quedarme en el único hotel de la ciudad, el Downtown Hotel– cómodo, agradable y céntrico-. Rumbo nos ofrece alojamiento para la noche del 24 de febrero por 25,99 euros por habitación doble.

Qué ver en Gozo

Vista de Gozo desde la fortaleza de Victoria.

En Victoria, debemos visitar la Ciudadela, la Catedral y disfrutar de las vistas de la isla desde lo alto, antes de dedicarnos a pasear por las calles del pueblo. Si utilizamos el trasporte público, debemos tener en cuenta los horarios para organizarnos. Mis dos visitas favoritas en la isla son a Xaghra, donde están los restos megalíticos de Ggantija, y a St. Lawrence, donde a las afueras del pueblo se encuentran la Laguna Interior y los fantásticos acantilados de Dwerja.  Es difícil combinar las dos visitas en un día, por lo que recomiendo hacer una por la tarde y la otra al día siguiente por la mañana, pero es todo opcional. En el norte de la isla también hay grandes paisajes y algunas playas excelentes que también merecerían una visita.

Malta en 4 días – Día 4: St. Julian’s y Paceville

Después de haber dormido en Gozo y haber hecho la última excursión por la isla, lo mejor es desandar el camino del día anterior y volver a Malta a primera hora de la tarde. Es viernes y hemos elegido cambiar Sliema por la cercana St. Julian’s, ya que queremos aprovechar la animadísima vida nocturna del pueblo. Nos hemos quedado en el hotel Bay Street– de cuatro estrellas y en pleno centro de la zona de ocio nocturno- que Rumbo nos ofrece para la noche del 25 de febrero a 19 euros por habitación doble sin desayuno. Cómodo, moderno y agradable, fantástico para quien quiera disfrutar de la fantástica vida nocturna de la zona de Paceville, aunque algo ruidoso por las noches para quien prefiera tranquilidad.

St. Julian’s y Paceville no son especialmente grandes, por lo que la tarde se puede dedicar a ver alguna de las zonas que no pudimos ver en días anteriores o, simplemente, a dar una vuelta por las calles de La Valetta o visitar alguno de los museos o proyecciones que nos ofrece la capital.

Si no hubiera dispuesto de menos tiempo para mi visita a Malta y hubiera tenido que eliminar alguna visita para decidir qué ver en Malta en 3 días únicamente, muy probablemente hubiera sido esta zona.

Hay que tener en cuenta, también, que aunque la hora oficial sea la misma que en España, la posición geográfica de Malta hace que el sol salga y se ponga antes de lo que estamos acostumbrados aquí, por lo que las visitas turísticas no podrán prolongarse hasta muy tarde.

Malta es barato

El viaje a Malta no es caro en absoluto. Haciendo una recopilación, entre vuelos y los hoteles que hemos sugerido aquí, el precio mínimo de la estancia sería de alrededor de 90 euros por persona los cuatro días (dado que los precios de los hoteles son para habitaciones dobles). La vida en el país no es cara, con lo que podríamos estimar un gasto diario de entre 30 y 35 euros entre comidas, transporte, entradas y otros pequeños gastos (que los grandes ahorradores podrán reducir hasta una cantidad de entre 20 y 25 euros). En total, dependiendo de estos gastos, podemos decir que una estancia de 4 días en Malta podría salirnos por entre 200 y 250 euros, lo que supone un muy buen precio para unas vacaciones cortas.

One Response to “Qué ver en Malta en 4 días”

  1. Genial artículo. Me entran muchas ganas de visitar el país. Sobretodo hacerlo fuera de temporada alta.

    Tras mi visita a Ibiza en noviembre me estoy enamorando de los destinos turísticos veraniegos en invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *