Que ver en Galway

Galway es la tercera ciudad más poblada de Irlanda y, junto con Limerick, una de las dos ciudades más importantes de la zona Oeste de Irlanda. Es una ciudad que, sin ser demasiado grande, ha dejado atrás su carácter de pueblo de pescadores tradicional para convertirse en una ciudad de estudiantes, joven, animada. Hay mucho que ver en Galway y, además, es una perfecta base para organizar nuestro viaje por una región que guarda algunos de los principales atractivos turísticos de Irlanda como los Acantilados de Moher, la región de Connemara o las Islas de Aran.

La ciudad de Galway cuenta con aproximadamente 75.000 habitantes- superada sólo en la República de Irlanda por Dublín y Cork– y, como hemos indicado anteriormente, fue durante gran parte de su historia una localidad volcada al mar, con una gran importancia de la pesca en su economía. Hoy, sin embargo, la economía de Galway ha evolucionado con la transformación de Irlanda y se ha convertido en una ciudad donde el comercio y la tecnología han ido ganando relevancia.

Galway es también una ciudad bastante turística, pero sobre todo entre los propios irlandeses, que cuentan con casas de verano en la costa de la bahía de la ciudad, cerca de las playas.

Galway no es una ciudad grande, ni que requiera mucho tiempo para vistarla. Eso sí, un paseo por su centro durante la mañana y una salida nocturna a los pubs de la principal Shop Street son muy recomendables a la hora de preparar una agenda con cosas que ver en Galway. La ciudad es rica en espectáculos y eventos culturales, que tienen su punto cumbre en el Galway Arts Festival, que llena la ciudad de alternativas de ocio durante el mes de julio.

Galway es una ciudad gris. No tanto en su espíritu, que es bastante joven, activo y alegre, sino más bien en los colores que se aprecian en ella. Es el gris del cielo plomizo, desgraciadamente frecuente en la zona, pero también el gris verdoso de la piedra traida de la cercana región de Connemara con la que están construidos muchos de los edificios históricos que tenemos que ver en Galway. Un gris que contrasta en la calle principal, con la madera colorida que recubre parte de las fachadas de muchos pubs, restaurantes y tiendas.

Callejeando por Galway

No hace falta mucho tiempo para recorrer el centro de Galway. Es cierto que la ciudad se extiende posteriormente desde el centro hacia la costa, pero los lugares que ver en Galway están bastante concentrados en una pequeña zona del centro de la ciudad comprendida entre el Spanish Arch, al sur, y la Plaza Eyre, en el norte, separados por una distancia de algo menos de un kilómetro.

La principal calle peatonal del centro de Galway nos lleva entre ambos lugares. Es el corazón de la ciudad. Pese a su pequeño tamaño, tiene diferentes nombres para cada tramo de la calle (Quay Street, High Street o Shop Street), aunque- para generalizar- los locales conocen coloquialmente todo su recorrido como Shop Street.

Que ver en Galway - Shop Street

Shop Street, Galway.

Esta calle tiene su origen en lo que era el antiguo puerto de la ciudad, en la desembocadura del río Corrib. Allí se encuentra también el Spanish Arch, construido en 1598 como un añadido a las murallas normandas de la ciudad para proteger la zona del puerto. No esperemos un gran monumento, sino simplemente unos pequeños arcos de piedra, pero es un punto de referencia en la ciudad.

Nuestra guía Yamile nos contó que el Spanish Arch tiene también una bonita leyenda a su alrededor que lo señala como origen de los pubs irlandeses. Según esta versión, algunos barcos traían licores al puerto de Galway para introducirlos en Irlanda. Sin embargo, era frecuente que alguno de los barriles que traían fueran robados al desembarcar y la gente se reunía para abrirlos y beberse el licor que trajera junto al Spanish Arch, poniendo una vela encendida. Por ello se cree que esta manera de beber en común dio origen al concepto de pub irlandés que conocemos en la actualidad.

La zona más cercana al Spanish Arch es conocida como el Latin Quarter y centra la mayor parte de la animación nocturna de la ciudad. Especialmente, los primeros metros de Shop Street (el tramo de Quay Street y High Street) está repleto de pubs y restaurantes, muchas veces abarrotados durante las primeras horas de la noche.

Aparte de que los pubs de Galway son algo imprescindible que ver en Galway, una pinta en un pub es imprescindible para conocer mejor el carácter irlandés y en esta zona podemos tomarnos todas las que queramos en lugares como The Quays -una antigua iglesia convertida en pub-, el Pub del Spanish Arch Hotel o, un poco más avanzada la calle, en el imprescindible The Kings Head, el pub más típico de la ciudad de Galway, con frecuente música en directo.

El pub The Kings Head, en el centro de Galway.

El pub The Kings Head, en el centro de Galway.

Podemos replicar un paseo por Shop Street gracias a Google Street View, que nos permitirá hacernos una idea de cómo es la calle principal de Galway:


Ver mapa más grande

A medida que vamos avanzando por Shop Street, la calle se va ensanchando y el panorama de pubs de la primera parte se va diluyendo entre otra clase de tiendas de todo tipo entre las que se camuflan algunas típicas como la tienda de lanas y jerseys típicos de las Islas de Aran que aún hoy se siguen fabricando a mano. La tradición es que cada familia tenía su propia trama de punto en el jersey para que si el pescador que lo llevaba moría en el mar, pudiera saberse a qué familia pertenecía cuando lo encontraran. En una de las tiendas nos contaban que, cuando compras un jersey hecho a mano, sabes el origen y el nombre de la persona que lo ha tejido.

También, dentro de la artesanía más típica de Galway, están las tiendas que venden el tradicional anillo claddagh, que se pasaba antiguamente de abuelas a nietas y que, según su posición, permitía saber si la mujer estaba comprometida o no.

A medida que seguimos nuestro paseo por los lugares más interesantes que ver en Galway nos acercamos a la zona de la Plaza Eyre, donde las tiendas son cada vez más modernas y convencionales, incluyendo el típico centro comercial donde, como curiosidad típica, se conserva en el interior parte de la muralla original normanda.

No obstante, la calle nos guarda una sorpresa arquitectónica casi al final, con el edificio de piedra gris del Lynch Castle, que es uno de los edificios medievales mejor conservados de Irlanda. Lejos de servir como palacio, museo o lugar de interés, hoy acoge una sucursal del banco AIB.

La Plaza Eyre, con su pequeño parque dedicado a John Fitzgerald Kennedy, marca el final de la calle principal de la ciudad. En ella nos encontramos con 14 banderolas con los emblemas de las 14 familias o tribus que gobernaron la ciudad en la antigüedad.

Una vez recorrida la calle, lo mejor es volver a desandarla desviándonos en esta ocasión para ver los edificios interesantes que nos hemos podido dejar a los lados del camino. La verdad es que ninguno de ellos está especialmente lejos -tan sólo para ver la catedral católica de San Nicolás tenemos que desviarnos un poco y cruzar el bonito puente sobre el río Corrib-. En concreto, lo que nos queda por ver son las dos catedrales -la católica y la protestante- y el Museo Municipal, muy cerca ya del puerto.

Las dos catedrales de Galway

Hay dos Catedrales que ver en Galway, una católica y otra protestante. Ambas están dedicadas a San Nicolás, patrón de los marineros y pescadores, dada la tradición marítima de la ciudad.

Que ver en Galway - Catedral protestante de San Nicolás, en Galway.

Catedral protestante de San Nicolás, en Galway.

La protestante pertenece a la Church of Ireland, que es la denominación bajo la que se engloba la iglesia anglicana de toda la isla de Irlanda. En los condados de Irlanda del Norte que pertenecen al Reino Unido el porcentaje entre católicos y protestantes está muy equilibrado, pero en la parte sur de la isla – la República de Irlanda- los anglicanos han ido perdiendo presencia con el paso de los años y forman en la actualidad tan sólo cerca del 3% de la población total del país, según el censo de 2006. No obstante, sus iglesias, catedrales e instituciones se mantienen vivas en todo el país.

La catedral protestante de San Nicolás es la mayor iglesia medieval irlandesa que se encuentra aún en funcionamiento. Su origen se remonta al siglo XIV y resulta bastante interesante de ver. En su interior destacan la pila bautismal cuadrada, en la que aparece el símbolo masón de la flor de lis, y el ala dedicada a la familia Lynch, una de las 14 tribus que gobernaron la ciudad, famosa por haber tenido un miembro que colgó a uno de sus hijos por no cumplir determinadas reglas sociales. Entre sus curiosidades destaca también que en su torre cuadrada tiene un reloj que da la hora a diferentes lados de la ciudad, menos a uno, donde aparece tapado un hueco, que correspondía a lo que entonces era la parte más pobre de la ciudad.

Por su parte, la catedral católica de San Nicolás– situada en la orilla oeste del río Corrib- tiene un origen totalmente diferente. Es la catedral más reciente de las construidas en Irlanda y fue inaugurada en 1965. Es un edificio llamativo, relativamente bello, construido con piedra caliza y con mármoles de cuatro colores representando cuatro zonas diferentes del país: el negro de Armagh, el rojo de Cork, el Verde de Connemara y el gris de Kilkenny. Como curiosidad, podemos decir que el antiguo presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, fue uno de los impulsores de la recogida de fondos para su construcción y que su imagen aparece en un mosaico de una capilla lateral de la catedral.

Que ver en Galway - Catedral católica de San Nicolás

Catedral católica de San Nicolás, en Galway.

Excursiones desde Galway

Galway es un lugar bastante turístico, tanto para los propios irlandeses como para los visitantes extranjeros. Es la ciudad importante más cercana a los Acantilados de Moher, a las Islas de Aran y a la pintoresca zona de Connemara. El primero de ellos, sobre todo, es visitado por turistas de todo el mundo, atraídos por su enorme riqueza natural y paisajística.

Dado que la nueva autopista ha facilitado notablemente el trayecto entre Dublín y Galway, hay muchos turistas que visitan la capital irlandesa que deciden hacer una excursión de un día a los Acantilados de Moher y dejan de lado Galway y el resto de lugares de interés de la zona. Es aceptable para quien no tenga mucho tiempo, pero quien tenga más días libres y facilidad para desplazarse por la zona podrá disfrutar de fantásticos paisajes naturales.

En definitiva, Galway quizá no es una ciudad grande, monumental o llamativa por su cantidad de monumentos, pero es una fantástica puerta para conocer los atractivos de la región oeste de Irlanda que encima dejará satisfechos a quienes busquen disfrutar de los encantos de la vida nocturna y de pubs típica del país.

Guías relacionadas con este artículo:
Guia del Oeste de Irlanda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *