Geografía de Canadá

Después de casi cuatro meses en Canadá ya puedo ir recopilando algunos detalles y consejos que pueden resultar útiles para quien quiera comenzar la aventura de vivir en este país extremadamente tranquilo, de grandes distancias, precios elevados y una buena calidad de vida en general. Empecemos con la geografía de Canadá.

La verdad es que, antes de familiarizarse con la geografía de Canadá es difícil hacerse a la idea de lo que supone estar en un país tan extenso. El concepto de “país grande” que se pueda manejar en Europa se queda en nada comparado con Canadá que, siendo el segundo más extenso de la Tierra -sólo superado por Rusia- tiene un número de habitantes que a duras penas llega a los 35 millones de habitantes.

Por tanto, primer punto a tener en cuenta a la hora de hablar de la geografía de Canadá: las distancias y las enormes diferencias entre las diferentes provincias del país. Canadá comprende cinco husos horarios y la diferencia de hora entre la región más oriental, Terranova, y las más occidentales -Yukon y Columbia Británica- es de cuatro horas y media. Esto supone que, mientras ciudades del este del país como St, John’s o Halifax están a punto de irse a la cama, en Vancouver prácticamente aún no ha terminado la jornada laboral. Entre ambas, hay miles de kilómetros de distancia -la mayor parte de ellos prácticamente deshabitados.

Provincias de Canadá

Mapa de provincias de Canadá – Fuente:Wikimedia.org

La situación aún es más extrema si, en lugar de este y oeste, tomamos como referencia el norte y el sur. Hace unos días, un conocido me comentaba que más del 85% de la población de Canadá vive a menos de una hora y media en coche de los Estados Unidos. Es decir, la población se concentra casi en su totalidad en el sur del país. Los tres territorios del norte (no tienen consideración de provincias)- Yukon, Territorios del Noroeste y Nunavut- son tan enormes como despoblados, con apenas unas cuantas poblaciones dedicadas principalmente a la industria minera. Los territorios del Norte de Canadá son tan desconocidos como aislados y, entre las ciudades de referencia de la geografía de Canadá, la más septentrional es la petrolera Edmonton, en la provincia de Alberta.

De Vancouver a Toronto, por ejemplo, el recorrido en el tren The Canadian se realiza en cuatro noches y tres días. Desde allí hasta Halifax, en la costa atlántica, hay otro día y medio más de viaje.

Las distancias, en general, son enormes. Y, sobre todo, se nota en las poblaciones de la costa oeste en las provincias del centro de Canadá. Ciudades importantes como Calgary, Edmonton o Winnipeg aparecen como centros urbanos aislados en mitad de las Praderas a cientos de kilómetros de otras ciudades importantes. Vancouver, también lejos de todo, se salva por su proximidad con la costa del Pacífico de Estados Unidos y ciudades como Seattle o Portland.

No obstante, la zona más activa y poblada del país: el corredor de Toronto a Quebec City, cuenta con bastantes centros urbanos en sus proximidades y, también, con excelentes conexiones con la costa este de los Estados Unidos.

Provincias de Canadá

Como hemos apuntado antes, la geografía de Canadá viene marcada por las enormes distancias. La ciudad de St. John´s- en la isla de Terranova- está situada más cerca de Madrid (algo menos de 4.000 kilómetros) que de Vancouver (5.020 kilómetros). De Toronto a Vancouver hay más de 3.300 kilómetros -una distancia casi similar a un viaje entre Madrid y Moscú-.

¿Cómo es toda esa extensión de terreno? Pues la mayor parte, despoblado: bosque y praderas. La mayor parte de los habitantes que ocupan la geografía de Canadá se concentran en el corredor Windsor-Toronto-Ottawa-Montreal-Quebec City con otras ciudades de referencia aisladas en el resto de provincias de Canadá.

En el Este nos encontramos con las provincias de Terranova y Labrador, Nova Scotia, New Brunswick y la Isla del Príncipe Eduardo. Con excepción de la primera, más fría y despoblada, estas provincias canadienses -conocidas popularmente como The Maritimes- son regiones turísticamente muy agradables, de pequeños pueblos costeros y tradición de buenos bogavantes. La ciudad de referencia de la zona es Halifax, capital de Nova Scotia.

Al oeste de estas provincias orientales nos encontramos con Quebec, la provincia francófona y la mayor de Canadá -en realidad, el territorio de Nunavut, al norte del país, es de mayor extensión, pero no tiene la consideración de provincia-. El francés es el idioma oficial y, en la práctica, el idioma prácticamente único en toda la zona, con la excepción de la ciudad de Montreal, donde el inglés tiene también cierta relevancia. Montreal es, precisamente, su principal área metropolitana y su capital económica, si bien la capital es la bonita, fría y afrancesada Quebec City, ya a orillas del Atlántico.

Situada inmediatamente al oeste de Quebec, Ontario es la provincia de Canadá más poblada y concentra la sede del legislativo en la capital nacional, Ottawa, y la capital económica y la ciudad con más habitantes de Canadá en Toronto. Su geografía está marcada por los grandes lagos Ontario y Erie, que sirven como frontera entre la región y Estados Unidos y su parte occidental es la puerta a las praderas de las provincias del oeste.

A las tres provincias del centro de Canadá se les conoce como las Praderas, por su geografía llana, y dentro de Canadá ya se las considera como parte del oeste del país. Son las provincias de Manitoba, Saskatchewan y Alberta. Son provincias ricas en recursos minerales y producción agrícola, con una importantísima producción de trigo en Saskatchewan y explotaciones petrolíferas en Alberta. Son provincias extensas, llanas hasta llegar a las Montañas Rocosas y con poblaciones pequeñas y aisladas, con las excepciones de Winnipeg (Manitoba) y Calgary y Edmonton (Alberta). No obstante, son una zona en crecimiento y esta última provincia, la provincia de Alberta, se está convirtiendo en una de las más dinámicas del país.

Precisamente en Alberta comienzan las Montañas Rocosas Canadienses, de importantísima belleza paisajística y zona por excelencia de deportes de invierno en ciudades como Banff o Jasper. Desde allí, más montañas en la región de Columbia Británica hasta llegar a la modernísima y dinámica Vancouver, una ciudad de cristal donde va despegando cada vez más la industria tecnológica y audiovisual. Una región que tiene su parte más occidental en la Isla de Vancouver, con la tranquila y colonial ciudad de Victoria, la única zona del territorio canadiense a la que llegaron los colonizadores españoles.

Provincias de Canadá - Alberta

Jasper (Provincia de Alberta)

Y, por supuesto, al hablar de la geografía de Canadá no podemos olvidar los tres Territorios del Norte. De este a oeste: Nunavut, Territorios del Noroeste y Yukon. Territorios inhóspitos y gélidos, donde la vida es dura por la oscuridad, el frío y el aislamiento. Centenares de miles de kilómetros cuadrados de naturaleza casi totalmente despoblados, apenas con algunas ciudades administrativas o mineras como Whitehorse (Yukon) o Yellowknife (Territorios del Noroeste).

Una vez que hemos dado estas pequeñas pinceladas de cómo es la geografía de Canadá, podemos entrar a partir de ahora en detalles más prácticos de cómo es la vida en el país.

Guías relacionadas con este artículo:

Vancouver Toronto Montreal