FITUR 2013

Como todos los años por estas fechas, la Feria Internacional del Turismo –FITUR– ha traído a Madrid a representantes de destinos y empresas turísticas de todo el mundo para presentar sus novedades para esta temporada, en una cita que nos permite hacer un pequeño recorrido por el mundo en un par de horas.

La crisis supone un serio castigo para el sector y la edición de FITUR de este año tampoco se ha librado de ella. Menos espacio ocupado, pasillos más grandes, pabellones a los que se les ha limitado el tamaño para no mostrarlos vacíos, menos expositores y stands más sencillos que en otras ocasiones.

Stands en FITUR 2013

Stands en FITUR 2013

No obstante, que el tamaño sea más pequeño o que los regalos que ofrecen los expositores sean menos que en otras ocasiones no quiere decir que la pequeña vuelta al mundo que podemos dar en la gran feria turística española haya perdido atractivo, sino que más bien lo ha concentrado en aspectos menos llamativos para el público y más efectivos para los profesionales.

Esto no le va a hacer mucha gracia a los tradicionales visitantes del fin de semana, algunos de ellos más interesados en ver dónde arramblan con más folletos, qué comen gratis o en qué atracción hacen colas de media hora; pero quizá precisamente por eso nos libre de las aglomeraciones de otras ediciones a la hora de poder hablar con las personas que nos pueden ayudar a preparar nuestros viajes en los stands.

Europa baja, Latinoamérica mantiene el nivel

Es una FITUR bastante más sobria que en ediciones anteriores (podéis ver aquí nuestra crónica de FITUR 2011), aunque la crisis y el cambio de tendencias de promoción se han notado más en algunos destinos que en otros. Los países europeos han sido un claro ejemplo de ello. A la ausencia de Francia por segundo año consecutivo se suma la mayor sobriedad de algunos otros stands y una clara disminución de la superficie de exposición en el pabellón correspondiente.

Portugal, que espera atraer a viajeros españoles que no pueden irse demasiado lejos por la crisis económica, fue el gran animador del área europea con un stand que representaba la esencia de un barrio típico de cualquier ciudad del país que acabó llevándose el premio al mejor stand internacional de la feria.

No obstante, en un entorno general de más austeridad, el pabellón de los países americanos consiguió mantener el nivel de anteriores ediciones y será, con casi total seguridad, lo más atractivo para los visitantes no profesionales del fin de semana.

México sigue ocupando un lugar importantísimo en la feria y, aunque su stand tiene un toque más profesional que de exhibición, volverá a ser un buen atractivo para los visitantes. También Colombia tendrá atención especial en la feria, con una apuesta por el turismo de aventura y un pequeño simulador de rafting que seguro provocará colas durante el fin de semana.

En algunos casos, los países han apostado por una imagen parecida a la de anteriores ediciones. Costa Rica, por ejemplo, vuelve con su stand-selva y Cuba apuesta nuevamente por su arquitectura tradicional y el atractivo de los mojitos. En cuanto a los eventos, Brasil empieza ya a calentar motores para la Copa del Mundo de fútbol en el año 2014, aunque seguramente será el año próximo cuando llegue su gran apuesta por el evento.

África, por su parte, mantiene la tónica de otros años con algunos destinos interesantes que han aumentado su apuesta por la feria, como Botswana; en un pabellón que tiene a Marruecos como un de sus principales ocupantes y a una Túnez que quiere volver al primer plano de la oferta turística tras un tiempo convulso.

Por su parte, Asia aporta una vez más buena parte del colorido y el exotismo con stands como los de Nepal y China o, especialmente, los de Japón o Tailandia.

Pabellones autonómicos más austeros

Donde más se nota la sobriedad es en los stands de las comunidades autónomas españolas, donde hay mucho efecto visual con enormes paneles de fotografía y, en algunos de ellos, pocas actividades que llamen la atención del visitante no profesional.

Andalucía tiene, nuevamente, un papel protagonista dentro de los expositores regionales. Han ocupado el pabellón número 5 del recinto ferial en su totalidad con una presencia muy llena de colorido, con telas de diversos colores iluminadas que cuelgan del techo sobre un espacio vacío que forma una improvisada plaza pública alrededor de la cual se han colocado los mostradores de las diferentes provincias.

Por su parte, algunos de los otros grandes expositores autonómicos de años anteriores -como la Comunidad Valenciana o las Islas Baleares– ven como este año tienen una presencia algo más discreta.

Entre los pabellones destacados están el de La Rioja, centrado en el vino y rodeado por una valla cubierta por vides, o el de Castilla y León, que tiene pequeñas secciones dedicadas a provincias o territorios de la región y muestra también una réplica del yacimiento de Atapuerca realizada con los populares clicks de Playmobil que es de los detalles más entrañables de todo FITUR.

Es una feria, también, donde la tecnología sigue ganando terreno. Hemos visto pantallas táctiles de información en muchos destinos- como en el País Vasco, donde se presentaban como si fueran los platos de la mesa de un restaurante, o en Galicia-.

Aragón mostró también una oferta variada en la que tenían cabida la nieve, los vinos y -como punto simpático- uno de los dinosaurios de Dinópolis. En el stand también estuvo expuesta la moto del campeón del mundo Jorge Lorenzo para promocionar el circuito de Alcañiz, que rivalizó con el Ferrari de Fórmula 1 que habían llevado al stand de Cataluña.

Y, por supuesto, el toque simpático del stand de Melilla, donde se habían montado una pequeña playa con bañistas y todo.

Una feria cada vez más profesional

En una época de caída de visitantes y espacio de exposición, siempre se menciona el final de la feria como mecanismo de promoción. A FITUR se le van cayendo desde hace algún tiempo expositores tan notables como Francia, pero sigue gozando de buena salud. No obstante, está perdiendo muy rápidamente ese carácter de pequeño espectáculo para el público en general de los fines de semana que siempre tenía y queda cada vez más claro que su principal valor es ser el punto de encuentro de los profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *