Dónde ver la aurora boreal en Noruega

Aunque siempre decimos que la mejor época para visitar los Países Nórdicos es el final de la primavera, si nuestra principal motivación para la visita es ver la aurora boreal deberíamos viajar en invierno. Noruega es uno de los mejores países para ver auroras boreales en Europa y aquí recogemos algunos lugares donde ver la aurora Boreal en Noruega.

Hay que dejar claro que cuanto más al norte de Noruega estemos, mejor será la contemplación del fenómeno, por lo que es muy poco frecuente –aunque no imposible- ver la aurora boreal en la zona sur de Noruega. Realmente, poder ver la aurora boreal en Oslo o en sus proximidades requeriría de un grandísimo golpe de suerte en las fechas de nuestra visita.

Auroras boreales en el norte de Noruega

Cuanto más al norte viajemos, mejor. En concreto, la ciudad de Tromso– la localidad más importante del norte de Noruega- está considerada como el lugar por excelencia para viajar si se quiere contemplar este fenómeno. No tanto porque allí sea especial con respecto a otras zonas de la región de la Laponia Noruega, sino más bien porque es el punto mejor comunicado para llegar a la zona desde el sur del país.

La geografía de Noruega puede llevarnos a engaño. Cuando pensamos en un país de poco más de 4 millones y medio de habitantes, podemos imaginarnos una extensión reducida. El mapa nos desvela que es un país con distancias enormes de norte a sur, pero muy reducidas de este a oeste, salvo en el sur. En realidad, la distancia entre Oslo y la frontera norte con Rusia es prácticamente idéntica de la que hay entre Oslo y Roma.

Tromso no llega a estar tan lejos, pero el vuelo hasta allí aún lleva unas dos horas desde Oslo. En verano, quien tenga tiempo y ganas puede hacer el recorrido conduciendo en varias etapas; pero en invierno- precisamente cuando vamos en busca de la aurora boreal al norte de Noruega- es demasiado pesado por las malas condiciones climatológicas y la falta de luz. El avión se hace, en este viaje, casi totalmente necesario.

Lógicamente, Tromso es un lugar frío en invierno; aunque quizá no tanto como pueda parecer dada su situación geográfica. En general, la costa noruega cuenta con un clima menos gélido de lo esperado, dada la influencia de la corriente del golfo, por lo que la temperatura en la zona es cuatro o cinco grados de media más baja que en Oslo –estamos hablando de temperaturas bajo cero en invierno-, pero soportable para moverse por la región siempre que se lleve la ropa adecuada. A ello se suma otro problema para el turista que viaja a ver las auroras boreales al norte de Noruega: las horas de luz son muy reducidas durante los meses del invierno. No obstante, para quien tenga como mayor interés ver las auroras boreales, esto resulta una ventaja, ya que la oscuridad es totalmente necesaria para apreciarlas al máximo.

A quien quiera combinar la vista de las auroras boreales con una pequeña visita al Cabo Norte, extremo septentrional del continente europeo, se le recomienda que elija la ciudad de Alta en lugar de Tromso. No está tan bien comunicada como ésta, pero también se llega bien en avión desde Oslo.

Auroras Boreales Noruega

Aurora boreal – VisitNorway.com

Hay que tener una serie de cosas en cuenta a la hora de ver las auroras boreales en el Norte de Noruega. La más importante, quizá, la paciencia. No existe ninguna garantía de ver una aurora boreal todas las noches y, en muchas ocasiones, dependerá de la suerte del viajero. También puede ser necesario esperar al aire libre durante muchas horas, por lo que no es destino para los impacientes. Por el mismo motivo, es totalmente necesario llevar muy buena protección contra el frío. Y, como en todo fenómeno atmosférico o astronómico, para contemplar la aurora boreal en su máximo esplendor hay que evitar las zonas iluminadas o las noches de luna llena. Es decir, para disfrutarlas al máximo, hay que salir al campo –preferentemente, y ahí reside parte del encanto, en una excursión en moto de nieve-.

Para aprovechar el máximo el viaje, se recomienda también aprovechar la visita en esas fechas tan difíciles para practicar o iniciarse en los deportes de invierno –el esquí de travesía es una fantástica opción, aparte de uno de los deportes nacionales noruegos- o visitar parajes de naturaleza extrema. Además, dada la gran distancia que separa el norte de Noruega de España, es buena idea dividir el viaje el dos y aprovechar algunos días para conocer alguna de las ciudades del sur -como Oslo o Bergen- antes de partir a ver las auroras boreales al Norte de Noruega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *