100km Madrid Segovia

Consejos para los 100 km en 24 horas

Desde que participé en mis primeros 100 km en 24 horas, muchas personas me han mostrado curiosidad por saber más cosas de este tipo de pruebas. A casi todos ellos la distancia les parecía un reto excesivo, pero tenían curiosidad por saber cómo se prepara, qué peculiaridades tiene y qué se siente durante la marcha. No les puedo mentir: es un reto exigente y, en algunos tramos, doloroso; pero las sensaciones de la carrera lo compensan ampliamente.

100 km Madrid Segovia

Imagen de la carrera de 100 km en 24 horas Madrid-Segovia.

Los 100 km en 24 horas no son tanto una competición deportiva con otros atletas como con tus propios límites. Se trata de llegar, no de cuándo lo haces. Mucha gente piensa en este tipo de pruebas como un maratón extendido, cuando realmente es bastante menos exigente. En una de las conversaciones que tuve durante los anteriores 100 kilómetros, otro participante me comentaba que se sentía mucho mejor en este tipo de pruebas que en una maratón, ya que para éstas le bastaba con mantener una buena condición física sin necesidad de mantener un plan de entrenamiento tan estricto.

Porque, aunque parezca un desafío inalcanzable sobre el papel, para participar en los 100 km en 24 horas con ciertas garantías de éxito basta con mantener una buena condición física, tener una importante fuerza de voluntad y tener en cuenta una serie de recomendaciones y aspectos prácticos que nos mantengan en buenas condiciones durante la ruta. A un ritmo de 5 kilómetros por hora a pie, bastaría con 20 horas para completar el recorrido, lo que nos deja cuatro horas para planear descansos, paradas o reducir el ritmo en determinados tramos.

Lo que nos hará llegar a la meta de estos 100 km en 24 horas serán dos cosas: nuestras piernas y nuestra fuerza de voluntad. Las primeras tendrán el máximo protagonismo durante las dos terceras partes de la carrera, mientras que a partir de ahí -mientras nos quede algo de fuerza- la cabeza será la que nos empuje a seguir hasta el final.

Consejos para los 100 km en 24 horas

No soy un experto en este tipo de carreras, pero sí que mi experiencia de los 100 km en 24 horas Madrid-Segovia de 2011 me ha dejado una serie de consejos para los 100 km en 24 horas que me ayudarán a preparar el desafío de los 100 km en 24 horas de Colmenar y que comparto ahora con vosotros.

– Evalua tu estado físico y busca la carrera que mejor se adapte:

¿De verdad estás físicamente preparado para caminar 100 kilómetros? Esa es la primera pregunta que tienes que hacerte antes de intentarlo. Si no caminas o corres habitualmente será casi imposible que puedas afrontar el reto de los 100 km en 24 horas, por lo que competir no te llevará más que al sufrimiento. En ese caso, quizá marchas más cortas parecen un objetivo más realista. Están al alcance de prácticamente todo el mundo.

– Concéntrate y mentalízate:

Los 100 km en 24 horas son un desafío físico muy importante y exigente. Si los quieres afrontar, afróntalos bien. Prepárate físicamente para el reto, no hagas grandes excesos físicos en los días anteriores, evita el alcohol en la medida de lo posible, come e hidrátate bien los días previos e intenta dormir lo mejor posible la semana de la carrera. Los momentos previos a la carrera, en la línea de salida, te darán el toque final de mentalización y concentración que necesitas, pero si no afrontas el reto con seriedad y no te mentalizas adecuadamente, ese plus de energía previo no será suficiente.

100 kilómetros Madrid-Segovia

El subidón de adrenalina en la zona de salida te ayudará a motivarte.

– Prepara bien el material:

El desafío es importante, así que asegúrate de que el equipo que utilices te ayude al máximo. Estudia bien el recorrido, el pronóstico del tiempo y la ropa que puedes necesitar en él, teniendo en cuenta que por el día hará mucho calor y por la noche refrescará. Piensa bien lo que vas a dejar en cada mochila del polideportivo para tener que cargar con la menor cantidad de cosas posibles durante la marcha. No estrenes nada de ropa o calzado ese día. Cuida mucho tus pies: prepara unas zapatillas adecuadas y cámbiate de calcetines varias veces durante la carrera. Piensa bien en la comida que vas a llevar -aunque la organización provea, siempre te vendrá bien llevar energía encima- y busca cosas que te sienten bien, sean energéticas, se conserven bien y no se estropeen con el calor. Cuida también tu seguridad y tu salud: lleva una linterna frontal y una luz de posición trasera, una gorra y el teléfono móvil cargado al máximo.

– Cuídate al máximo durante la carrera:

Las rozaduras me obligaron a abandonar la Madrid-Segovia de 2011, así que en esta edición voy a tener un especial cuidado con ellas. Aplícate vaselina en cualquier zona del cuerpo que pueda sufrir roces con la ropa y lleva siempre contigo un tubo para aplicarla nuevamente durante la carrera. Las zonas críticas son los pies, la entrepierna y los pezones. El sol será también un problema. Aplícate crema solar frecuentemente y asegúrate de llevar una gorra. Bebe todo el líquido que puedas durante la carrera para evitar golpes de calor o deshidratación. Ante cualquier dolor, por pequeño que sea, no dudes en hablar en los puntos de descanso con los enfermeros y médicos voluntarios de la organización. Si algo empieza a doler, evita que vaya a más.

– Alimentación e hidratación:

Durante la semana previa tienes que cuidar especialmente bien lo que comes y bebes. La marcha de 100 km va a significar un enorme desgaste de energías que tienes que ir acumulando durante los días previos. Asegúrate de comer bien y de que tu cuerpo esté preparado para afrontar lo que se le viene encima. Cuida también mucho el desayuno del día de la carrera. La hidratación también será fundamental. Bebe muchos líquidos los días previos y durante la marcha siempre que tengas oportunidad. El día será caluroso y vas a necesitarlos.

– Es más una cuestión de constancia que de fuerza:

En mi participación anterior en una prueba de 100 km en 24 horas tenía planeado caminar casi todo el recorrido. Sin embargo, la concentración y el hecho de verme al final del grupo hicieron que me decidiera a trotar durante algunos kilómetros para relajar la tensión y moverme por posiciones algo mejores. Me vi bien y lo que tenía que haber sido un pequeño trote para ir soltando los músculos me hizo sentirme muy bien y seguir. Los 10 primeros kilómetros, en poco más de una hora. Los primeros 21 en menos de tres. Me sentía excepcionalmente bien, pero con el tiempo el cansancio se acumulaba y quizá eché de menos esas primeras fuerzas que me dejé en los primeros kilómetros. No competimos por ganar, sino por llegar, así que siempre es mejor guardar y gastar al final que darlo todo al principio y quedarse sin fuerzas en el peor momento. Cuidado con la sobremotivación. Hay que correr con cabeza. Si hay una cuesta, quizá no compense el esfuerzo de hacerla trotando. No reduzcas el tiempo de descanso porque te sientas mejor.

100 km en 24 horas Madrid-Segovia

Primeros kilómetros de la Madrid-Segovia de 2011. La silueta de los rascacielos de Madrid al fondo.

– Elige bien tu compañía:

Puedes afrontar el desafío de los 100 km en 24 horas solo o acompañado de tus amigos, pareja o compañeros de entrenamiento. Hacerlo en compañía es mucho más divertido, hace el esfuerzo más llevadero y crea vínculos personales entre quienes comparten la experiencia, pero también requiere cierta coordinación. Si decides hacer la carrera en compañía, asegúrate de que tus compañeros de ruta están a un nivel físico y de mentalización similar al tuyo. Si estás en un buen estado de forma, pero tu compañero no ha entrenado o se ha preparado adecuadamente para la prueba tendrás que adaptarte a su ritmo y problemas. Lo mismo si tú eres el que está a un nivel más bajo. Ojo también con el aspecto psicológico: hay personas que, aunque disfruten la ruta, tienen a quejarse demasiado cuando llega el cansancio, lo que es bastante irritante.

– Evita tener que hacer grandes esfuerzos en los días posteriores:

Una prueba de 100 km en 24 horas es muy exigente y la acabarás con un enorme desgaste físico. Los días posteriores te sentirás reventado y se recomienda que el reposo posterior a la marcha se prolongue por espacio de varias semanas. Necesitas descansar. Si tienes que hacer cosas muy importantes o que requieran gran esfuerzo físico en los días inmediatamente posteriores a la prueba, es mejor que esperes a otra ocasión para afrontarla. Lo mismo si tienes como objetivo una carrera de menor distancia en días o semanas posteriores. No tendrás tiempo ni estarás en condiciones físicas de prepararla convenientemente.

– Que tu entorno corra la carrera contigo:

Los pasos los darás tú, pero habrá muchas otras personas que te apoyen durante tu ruta. Asegúrate que tus amigos y familiares sepan que compites en los 100 km en 24 horas y dales noticias de tus progresos en la ruta. Los móviles con Internet te ayudarán a actualizar tu estado en las redes sociales y a recibir mensajes de éxito. Cada mensaje que te llegue te dará fuerzas para seguir. Y si consigues que alguien esté en algún punto del recorrido para animarte en persona será una enorme carga de moral.

Un punto fundamental, también: Aléjate de los cenizos y de los agoreros mientras prepares la carrera. Quítate de encima a todas aquellas personas que durante el desafío puedan ser negativas, te desanimen o te animen a retirarte. Arruinarán tu moral.

– Habla con otros participantes:

Las conexiones que pueden hacerse en 100 km de marcha son muy especiales. Participas junto con muchas otras personas a las que posiblemente no volverás a ver en la vida. Según transcurra tu marcha, irás formando grupos o juntándote con otras personas. Aunque no les conozcas de nada, ni pretendas seguir conociéndolos en el futuro, esas horas o minutos de camino conjunto crean vínculos. Tengo muy buenos recuerdos de las conversaciones con mis compañeros de carrera de la Madrid-Segovia, aunque no volví a encontrarme con ninguno. Tampoco las conversaciones eran especialmente relevantes: el paisaje, la ruta, la carrera, lo que quedaba por venir, el estado físico, la alimentación… pero sí que me acuerdo con cariño de todos los que hablaron un rato conmigo durante aquel camino. Aprovecha y comunícate con otros participantes. Te hará mucho más fácil el camino y será parte de la experiencia que te quede.

– ¡Disfruta!

¿Tienes que demostrarle algo a alguien o demostrártelo a ti mismo? ¿Por qué? Esta prueba es exigente y te lleva al límite, pero si estás dispuesto a recorrer 100 km en 24 horas es porque lo vas a disfrutar. Si no estás convencido de ello, no te inscribas. Disfruta de tu esfuerzo, del tiempo, de la naturaleza, de los senderos, de las imágenes que verás a tu paso. Toma fotos durante el camino, habla con otros corredores, sonríe a los voluntarios de los avituallamientos y siéntete feliz con los ánimos de las personas que te encontrarás por el camino. Es una experiencia única y maravillosa.

Una experiencia única

Una de las peores sensaciones que puedes tener durante una carrera es la frustración de no haber podido acabarla. En la Madrid-Segovia, me tuve que retirar con cierto sabor amargo. Una de las cosas que más me sorprende al recordarlo es como, en el área de descanso de corredores en que me retiré, veía salir a compañeros de ruta en pésimas condiciones que se enfrentaban a una caminata nocturna que incluía el ascenso de un puerto y- aun sabiendo que posiblemente se enfrentaban a algunas de las 7 u 8 peores horas de su vida en lo que quedaba de ruta- sentir una tremenda envidia de que ellos pudieran seguir adelante.

Yo puedo decir que disfruté muchísimo de cada uno de los 63 kilómetros de aquella experiencia y -tras un año en que no pude hacerlo- estoy deseando repetirla y poder aplicar las enseñanzas de esa primera vez para completar, esta vez sí, la totalidad del recorrido.

¿Quién se une?

4 Responses to “Consejos para los 100 km en 24 horas”

  1. A mi algunos amigos me preguntan de mis experiencias sobre las marchas de 100 km. En este articulo que tu escribes veo muchas de las cosas que yo les comento y me gustaria si tu me das permiso publicarlo en mi blog http://www.solopisadas.com.es siempre y cuando me des permiso. Si es así ruego me indiques que autoria quieres que le ponga al mismo.

    • Hola Ferreiro.
      Gracias por pasarte por aquí y me alegro que el artículo te sea de utilidad. Ahora mismo te paso un correo con los datos para la autoría.
      Un saludo y buen camino.

  2. Juan Pablo Alonso Responder

    Hace 18 años participé en los 10KM/24h y me quedé a cinco de poder terminar… Madrid se veía al fondo pero el calor en esa mañana de domingo, los pies ensangrentados y el sonido del Land Rover (coche escoba), me hicieron levantar la mano y retirarme.

    Ahora, 18 años después, 18 años más viejo pero creo que mejor preparado física y mentalmente, voy a quitarme esa espina del pasado.

    Me ha gustado mucho tu artículo.

    • Gracias, Juan Pablo.
      Estoy de acuerdo contigo, la experiencia es un grado en este tipo de carreras. Ya verás como, aparte de la preparación física y mental, los recuerdos y experiencias de aquel intento de hace 18 años te servirán de muchísima ayuda.
      Mucha suerte y a por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *