tasa rebote

Cómo reducir el rebote de tu blog al nivel que se merece

Es posible que, si tienes un buen blog, uno con artículos útiles, interesantes para un público concreto, de cierta longitud y con bastantes visitas orgánicas (las que llegan desde buscadores), en algún momento te hayas sentido frustrado al ver tasas de rebote muy altas en tus estadísticas. No lo estés. Un rebote muy alto no significa, necesariamente, que tus contenidos no interesen.

Vista en frío, la estadística del rebote es desagradable y árida. Son aquellas personas que entran en tu página y vuelven a salir, sin interacción de por medio. Algo así como si tú vas a una tienda, miras a ver qué hay y te vas. Generalmente, hemos asumido que quien rebota en tu blog es porque no ha encontrado nada de interés en él y que una tasa de rebote muy alta implica que quienes entran lo han podido hacer por equivocación o no se han encontrado nada de utilidad. Sin embargo, volviendo al ejemplo de la tienda, no es lo mismo alguien que entra, mira por encima, se da cuenta que no hay nada que le interese y se va; que alguien que entra, se para en las estanterías y mostradores, examina los productos, se fija en los precios y se vuelve a ir. Efectivamente, no habrá hecho una compra o no habrá interactuado con un dependiente, pero no deja de ser un cliente que se ha mostrado muy interesado en lo que tienes que ofrecerle.

En tu blog es posible que pase lo mismo- y si tiene artículos de calidad y extensos con más motivo-. Es probable que tengas lectores muy interesados que hayan entrado en un artículo, lo hayan leído hasta el final y hayan cerrado la página con todas sus dudas resueltas después de varios minutos de lectura muy detenida. Ese público que tanto ha podido aprovechar tu artículo aparecerá en tus estadísticas como rebote, igualmente que alguien que haya entrado en ese mismo artículo por error y se haya ido a los dos segundos. Dos cifras idénticas en la misma estadística, pero nada que ver entre ambas visitas.

¿Por qué Google mete en el mismo saco a visitantes de calidad y a quien no le interesamos?

Este problema surge por el modo en el que Google Analytics registra los datos. Cuando alguien entra en nuestra página web, Analytics lo toma como el punto de inicio de la sesión y no vuelve a registrar ninguna otra actividad hasta que se realice una interacción con la página, como podría ser un click en un enlace a otra página, donde Analytics ya cuenta el salto y no lo considera rebote. Si alguien lee el artículo, encuentra la información que buscaba y se va, las estadísticas lo contarán como rebote aunque haya pasado varios minutos en la página. Podéis verlo muy bien en este gráfico de Eduardo Sánchez.

También contarían como una interacción los eventos personalizados de Analytics, es decir, cualquier acción dentro de la página que configuramos para que sea registrada. Lo más habitual es que se midan clicks en partes de la página o en enlaces internos o externos, pero también pueden medirse otros como el nivel de scroll al que se ha llegado o el tiempo de estancia en la página. Precisamente estos dos son la clave que te permitirá reducir el nivel de rebote de tu blog al nivel que realmente se merece.

Los eventos y el Tag Manager

Tradicionalmente, la forma de crear eventos en determinadas acciones en la web era modificando el código para añadirlo manualmente. Sin embargo, la aparición en escena del Tag Manager ha hecho que no haga falta modificar el código de la página para hacer su seguimiento. Quien no lo conozca o utilice, debería empezar a familiarizarse con él, ya que se está imponiendo como el mecanismo estándar para añadir códigos de seguimiento o validación dentro de las páginas web.

El Tag Manager de Google es un contenedor de etiquetas (código). Si habéis manejado técnicamente vuestro blog o web, en algún momento os habréis encontrado con la necesidad de añadir líneas de texto a vuestro código para facilitar el trabajo de herramientas o aplicaciones. Posiblemente, hayáis tenido que introducir el código de seguimiento de Google Analytics, la etiqueta de validación de Google Webmaster Tools o, a medida que se va avanzando en el marketing online, los llamados píxeles de conversión o remarketing y otras funcionalidades de AdWords, Facebook u otras herramientas. Todo aquello obligaba a trabajar sobre el código cada vez que se quisiera hacer una modificación, con los problemas que suponía para quien no estuviera familiarizado con esta faceta o el riesgo de estropear algo.

Con Google Tag Manager, el único código que se introduce es el del contenedor de etiquetas. A partir de entonces, los códigos de validación, seguimiento y conversión que sean necesarios se introducirán a través de la interfaz de esta herramienta. Y esto incluye, también, la creación y seguimiento de eventos en nuestra propia página web, convirtiendo lo que antes era una tarea de modificación del código en un simple trabajo de interfaz.

Crear un evento de tiempo para reducir el rebote

La llegada de Tag Manager, por tanto, ha puesto la posibilidad de crear eventos de seguimiento en Google Analytics al alcance de muchas personas que antes no disponían de los conocimientos técnicos para hacerlo. Y esta es, precisamente, la clave para reducir la estadística de rebote en nuestra página. Si creemos que un lector interesado no debería aparecer como rebote en nuestras estadísticas, podemos crear un evento que se lance automáticamente al cabo de cierto tiempo y que saque a esa sesión del cómputo del rebote. En páginas con mucho scroll también podríamos crear un evento basado en hasta dónde ha llegado el usuario, pero el temporizador es la más fácil de crear para no iniciados.

Ya ha habido artículos anteriores que describen esta técnica, como éste de Iñaki Huerta o éste de Aukera, pero en éste me he centrado en el interfaz más reciente de Tag Manager (tomado en noviembre de 2015, que a saber cuál será cuando leas este artículo).

Vamos a probarlo con un ejemplo práctico. Canadalandia.com es un blog que tiene una serie de artículos muy extensos sobre cómo vivir y trabajar en Canadá. Muchos de sus lectores buscan información muy concreta, pasan bastante tiempo leyendo un artículo único, encuentran lo que buscan y se van. El resultado de ello es que la tasa de rebote media total del portal está por encima del 75%. Sin embargo, por los comentarios que dejan los lectores, sabemos que muchos llegan hasta el final de los artículos. Por tanto, para ajustar la tasa de rebote a una cifra que pensamos que podría ser más ajustada a lo que queremos medir (que es básicamente a quién no le interesan nuestros contenidos), vamos a lanzar un evento de tiempo automático cuando alguien pase un minuto en la página que hará que no cuente como rebote.

Para ello, comenzamos a configurar el Tag Manager creando una nueva etiqueta:

nueva etiqueta tag manager

 

 

Elegimos la etiqueta de Google Analytics, la opción de Universal Analytics, introducimos el código de seguimiento (UA-XXXXXXX-X) y, en el desplegable de tipo de seguimiento, elegimos la opción “Evento” y en los apartados de Categoría y Acción ponemos nombres que podamos reconocer luego en las estadísticas (en este caso “No Rebote” y “+1 minuto”).

Crear Evento Tag Manager

 

Ojo, importante. En el apartado Hit sin interacción debe constar la opción “Falso”.

hit sin interaccion

Con esto hemos creado la etiqueta que lanzará el evento, pero nos quedaría crear el activador que da las órdenes para que este evento se lance. Para ello, nos saltaremos el paso 4 (de momento), guardaremos la etiqueta y crearemos un activador aparte desde la sección “Activadores” del menú lateral izquierdo.

Crearemos un activador nuevo, le daremos el nombre que queramos y elegiremos, como tipo de evento, el temporizador. Por defecto, nos aparecerá como nombre del mismo gtm.timer (que no modificaremos), pero sí definiremos el intervalo de tiempo que debe transcurrir hasta que se active. En este caso, elegiremos un minuto, por lo que escribiremos 60.000 (el tiempo se mide en milisegundos). Finalmente, pondremos 1 como límite de veces que se lance este evento durante la sesión, para que sólo lo active una vez durante la sesión.

tasa real rebote

 

Posteriormente, tenemos que definir en qué páginas queremos que se lance el evento. Como nos interesa que se lance en todas, elegiremos la expresión regular que hace que se lance para todas las URLs. Posteriormente, sólo nos queda elegir que se lance para todos los temporizadores y tendremos el activador configurado.

todas las paginas

 

Finalmente, sólo nos queda volver a la etiqueta que hemos creado anteriormente y seleccionar el nuevo activador para que lance el evento cada vez que pase el minuto que hemos establecido.

tag manager activadores

Guardamos todo, pulsamos sobre la opción de publicar los cambios en la parte superior derecha del interfaz del Tag Manager (que no se nos olvide si queremos que funcione) y tendremos el evento configurado.

Para comprobar que funciona correctamente, asegúrate de que el código del Tag Manager está funcionando correctamente en tu web y acude a la sección de “Tiempo Real” en Google Analytics. Allí encontrarás el apartado de “Eventos”, donde -si está todo correcto- podrás empezar a ver los visitantes que se quedan más de un minuto.

No Rebote

Después de dos días, esto es lo que nos encontramos. El porcentaje de rebote ha caído de aproximadamente una media del 75% al entorno del 25%.

caida rebote

¿Rebote real o hacer trampas al solitario?

Cuando piensas en reducir de esta forma la tasa de rebote de tu web siempre queda el dilema moral de si realmente estás corrigiendo un error de concepto de las estadísticas o haciéndote trampas en el solitario. Está claro que con este truco cualquiera podría hasta anular completamente la tasa de rebote (bastaría con poner 1 milisegundo en el temporizador), lo que es una tremenda tentación para quienes gustan de ir alardeando de estadísticas o necesitan cifras rompedoras en algún apartado a la hora de presentarlas a los posibles anunciantes. Eso por no hablar de la vena competitiva que sacan algunos webmasters a la hora de comparar cifras.

Sin embargo, también es cierto que la forma de medir el tiempo de rebote resultaba confusa para medir el interés real de tus usuarios y que siempre ha habido otras técnicas “manuales” para reducirlo, como dividir los artículos en varias páginas (lo que también permitía multiplicar las impresiones publicitarias).

Esta técnica es simplemente un intento de entender mejor el interés real que pueden tener los usuarios en tus contenidos (especialmente si te estás esforzando en crear artículos largos y contenidos de calidad). Si sólo te interesa mejorar una estadística sin pensar en las consecuencias, la moral te subirá, pero perderás el auténtico valor que puede tener a la hora de ayudarte a entender mejor el comportamiento de tus visitantes.

Mantener las dos estadísticas a la vez

Si quieres mantener la cifra anterior o tener una oportunidad de comparar las estadísticas con el rebote modificado con las originales, tampoco hay problema. Simplemente, crea otra vista nueva en Analytics para tu web y añade un filtro que excluya esta categoría de evento. Tendrás los datos con el rebote modificado en una vista y los datos originales en la vista filtrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *