Capitales bálticas: Riga, Tallin y Vilnius

Los Países Bálticos siguen siendo grandes desconocidos para el turismo español, pese a que en los últimos años cada vez son más los viajeros que se acercan a conocerlos, dada la mayor facilidad para llegar -con varios vuelos directos de Air Baltic desde diferentes ciudades- y las buenas experiencias de los primeros viajeros que las visitaron y volvieron contándolas. Es frecuente que los tres países se visiten en un único viaje, pero -en caso de tener que elegir uno- aquí os comparamos las tres capitales bálticasTallin, Riga y Vilnius.

Capitales bálticas - Tallin

Vista de Tallin desde un mirador

Tallin es la capital de Estonia y es la situada más al norte de las tres capitales bálticas. Su centro histórico es medieval, con calles empedradas, torres y pequeñas fortalezas, ubicado en una colina. Bien conservado, con todos los puntos de interés turístico situados en un corto espacio de terreno y una muy buena oferta de bares y restaurantes. Es la más turística de las tres y recibe a muchos turistas suecos y finladeses. Fue Capital Europea de la Cultura en 2011 junto con la finlandesa Turku.

Riga, capital de Letonia, es el punto de referencia urbano y administrativo de la zona y la ciudad más animada de las tres capitales bálticas. Cuenta con un centro histórico agradable, aunque tampoco excesivamente monumental, y con algunos edificios de interés. En los últimos años, ha ganado muchísimo prestigio como destino de turismo de alcohol y ocio nocturno, siendo un destino muy importante para las despedidas de soltero de los jóvenes de varios países del norte de Europa. Hay también, en su centro, un ambiente de turismo sexual y de clubes de strip-tease que le da un toque bastante sórdido a una ciudad relativamente agradable.

Vilnius, capital de Lituania -el país situado más al sur de los tres Bálticos-, es quizá la más tranquila de las tres capitales bálticas y a la que menos han llegado los turistas. Sin embargo, cuenta con un centro histórico pequeño, con calles en las que disfrutar de terrazas y un importante patrimonio cultural, con una universidad bastante antigua de estilo barroco y muchas iglesias desperdigadas por la ciudad.

10 criterios para comparar las capitales bálticas

1.- Por la facilidad para llegar desde España: Riga

Riga es la puerta de entrada a los Países Bálticos. Dispone del mayor aeropuerto de la región y cuenta con mayor cantidad de vuelos desde diferentes puntos de Europa. Además, es la que tiene vuelos directos todo el año con Madrid y Barcelona con Air Baltic, ya que Estonian Air sólo tiene vuelos a Barcelona en verano. Al ser Riga, además, la base de Air Baltic, facilita mucho los desplazamientos posteriores a otras ciudades de los Países Bálticos.

2.- Para tomarlo como base de un viaje más largo: Tallin

Aunque Riga sea el nudo de comunicaciones de la región, Tallin da más alternativas a la hora de planificar viajes más largos. Desde allí se puede llegar a Helsinki en poco más de una hora con los barcos rápidos -en verano- y a Estocolmo en una noche de ferry, lo que da muy buenas oportunidades para conocer algunas zonas de los Países Nórdicos, además de los Bálticos- también bien comunicados por transporte terrestre o áereo- y la posibilidad de comenzar allí un viaje a San Petersburgo.

3.- Para un viaje joven o de Interrail: Riga

Capitales bálticas - Riga

Centro histórico de Riga

Entre las capitales bálticas me quedo con Riga por su fantástica vida nocturna, su amplia variedad de albergues y hoteles económicos y la posibilidad de conocer a otros muchos viajeros, aunque me da miedo que el viajero joven no se sienta a gusto compartiendo bares y discotecas con grupos de personas borrachas celebrando despedidas de soltero o buscando ligar desesperadamente. Tallin y, sobre todo, Vilnius, tienen también una buena vida nocturna, aunque algo más escondida.

4.- Para un viaje en pareja o romántico: Tallin

La Ciudad Vieja de Tallin es un lugar bastante romántico. Vilnius es agradable, pero poco llamativa y Riga, mejor ni pensarlo.

5.- Para un viaje con niños: Tallin

El centro de la capital de Estonia tiene ciertas reminiscencias de los cuentos, lo que a los niños debería gustarles. Vilnius es bastante sosa para ellos y- como en el caso anterior- Riga, ni pensarlo: mucho jaleo nocturno y algo de turismo sexual.

6.- Por entorno natural: Vilnius

Ninguna de las tres capitales bálticas son especialmente llamativas en este aspecto, pero quizá Vilnius, al estar en el interior, esté más rodeada de bosques y más a mano para acercarse a lugares de interés natural.

7.- Por precios: Vilnius

De las tres ciudades, sólo del centro histórico de Riga – su zona turística por excelencia- se puede decir que sus precios estén a niveles del resto de Europa. El resto de los Países Bálticos siguen siendo muy económicos para los turistas de Europa Occidental. En la comparación entre capitales bálticas, Tallin resulta un poco más cara que Vilnius, pero aun así, son todas asequibles.

8.- Por oferta gastronómica: Tallin

Los Países Bálticos no son una zona de gastronomía especialmente cuidada, ni de platos especialmente famosos. Ni en Lituania, ni en Letonia son especialmente cuidadosos con la comida en los restaurantes; si bien en Tallin sí que es posible encontrar una buena oferta gastronómica en el centro de la ciudad. Las sopas estonias son típicas y sabrosas. Eso sí, en los tres países, la cerveza es excelente y hay mucha variedad de vodka y licores fuertes.

9.- Por museos, arte y arquitectura: Vilnius

Son tres ciudades diferentes en estilos. Tallin es medieval, Vilnius es barroca y Riga es más austera con torres de ladrillo y tejados de cobre, al estilo escandinavo. Quizá Tallin es más bonita de ver, pero la arquitectura de los edificios representativos es más notable en Vilnius, así como otros puntos de interés cultural como el Museo Nacional o el del KGB.

10.- Por el criterio del equipo que elabora VoyaInternet.com: Tallin

Estéticamente, la más llamativa de las capitales bálticas. Su centro histórico es especial y espectacular, si bien bastante pequeño. El ambiente medieval que se respira en la ciudad es muy agradable y su plaza central, encantadora. Además, todo se complementa con una buena oferta de bares y restaurantes y un turismo no demasiado masivo. Vilnius es la ciudad escondida, pero también muy agradable para quedarse unos días y recorrer sus edificios barrocos, su universidad y sus iglesias con calma. Riga, por su parte, es la ciudad viva, con movimiento, comercial y con mucho ambiente juvenil. Es la más dinámica de las tres, aunque también la más alocada.

Para finalizar, un pequeño consejo: El clima es un condicionante importante a la hora de visitar los Países Bálticos. En los últimos meses del otoño y el invierno, son países fríos y oscuros. La mejor época para visitarlos, sin duda, es el final de la primavera, aunque tanto en toda la primavera como en el verano podremos disfrutar de un clima aceptable para hacer turismo.

One Response to “Capitales bálticas: Riga, Tallin y Vilnius”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *