Al llegar a Canadá me habían advertido que una de las cosas más valoradas por los visitantes y nuevos residentes es la mezcla de culturas. Algo que pude ver en el centro de Vancouver, pero que jamás pude imaginarme en una dimensión completa hasta que llegué a Richmond, donde la presencia asiática es mayoritaria.

Hace algo menos de una semana que estoy en Canadá y por aquí voy a estar, al menos, un par de meses. He aterrizado en Vancouver, la principal ciudad de la costa oeste del país y la ciudad más poblada de la región de British Columbia. Aquí va una primera impresión de lo que he visto en mis primeros días en la ciudad.

El Japan Rail Pass se ha convertido en la forma más habitual de recorrer el país para los extranjeros que lo visitan y no es para menos, porque económicamente compensa muchísimo. Un sólo viaje de ida y vuelta de Tokio a Kyoto en uno de los trenes rápidos es ya más caro por sí sólo que el pase ilimitado para todos los ferrocarriles durante un plazo de siete días.

En cinco días estaré en Canadá para una estancia larga. Necesito un aterrizaje suave en Vancouver, una habitación por un par de semanas y me decidí a probar con Airbnb. La casualidad quiso que el día que me decidí a probar el producto, la empresa presentara oficialmente su oficina en España.