Acantilados de Moher

La tecera jornada de nuestro reciente viaje a Galway y el Oeste de Irlanda nos llevó a uno de los lugares que más esperaba conocer: los Acantilados de Moher. Sus paredes oscuras cayendo a plomo sobre el Atlántico ofrecen una mezcla de colores y una sensación de lucha entre la tierra y el mar que no puede dejar a nadie indiferente.

Tuvimos la oportunidad de visitar la ciudad de Galway y parte del Oeste de Irlanda, invitados por la Oficina de Turismo de Irlanda. Allí nos encontramos la Irlanda soñada, la que siempre imaginamos cuando pensamos en el país: la del color verde de la hierba y azul del mar y los lagos que la rodean, la de los castillos en mitad de la colina y los acantilados que caen a plomo sobre el mar. La del tópico, es cierto; pero no por ello menos bella.

El arte en Toulouse es uno de los grandes principales atractivos de este carácter cosmopolita de la “ciudad rosa” , con una mención especial al arte moderno y contemporáneo. Uno de los principales ejemplos de ello lo tenemos en la orilla este del Garona, donde nos encontramos con el museo de Les Abattoirs.