Imaginaos que estáis en un avión, recién comenzado un viaje transcontinental y- de repente- por la megafonía interna del avión, la tripulación envía un mensaje diciendo que el avión está a punto de estrellarse. Pues eso mismo le pasó a los cerca de 275 pasajeros que volaban en un vuelo de British Airways entre Londres y Hong Kong, que se llevaron el susto de sus vidas. Y digo se llevaron el susto, porque el fatídico mensaje fue prducto de un error y el avión acabó llegando a Hong Kong sin mayores problemas.

Pese a la imagen que tenemos de China como un país de bicicletas, el tráfico en las grandes ciudades es bastante malo. Algo lógico cuando millones de personas comparten urbe. Sin embargo, las autoridades chinas son originales a la hora de buscar remedios curiosos para el transporte colectivo. En Shanghai, resolvieron los problemas de conexión entre el centro de la ciudad y el aeropuerto construyendo el único tren Maglev en funcionamiento en el mundo y, ahora, en Pekín, quieren mejorar el transporte público con la instalación pionera de un nuevo autobús elevado por encima del tráfico.

Queda menos de un mes para que comience la Oktoberfest- el Festival de la Cerveza de Munich- que, pese a lo que indica su nombre, se desarrolla mayoritariamente durante el mes de septiembre (este año, será del 18 de septiembre al 3 de octubre). Como ya os contamos en un artículo anterior, es un viaje que merece la pena preparar con cierta antelación para conseguir los mejores precios en hoteles y vuelos, pero aún hoy podemos encontrar alternativas más o menos económicas para planear una escapada de última hora a la Oktoberfest.

Ryanair abre varias rutas nuevas desde destinos españoles a Estocolmo a partir de diciembre- entre ellas una desde Madrid- pero con llegada al aeropuerto de Skavsta, situado a algo más de 100 kilómetros del centro de Estocolmo. No es el único, ya que el de Västeras está en Nykoping, a más o menos la misma distancia de la capital. Se entiende que no todos los aeropuertos del mundo están junto a su nucleo urbano correspondiente, pero… ¿no parecen 100 kilómetros demasiada distancia para promocionarse con el nombre de una ciudad como hacen las compañías low-cost?

Desde siempre, Lisboa es la niña bonita del turismo español hacia Portugal. Es el gran destino, el punto de partida de casi cualquier viaje por el país y siempre eran para ella los mayores elogios y los grandes titulares. Es cierto que es una ciudad impresionante, pero Oporto siempre quedaba relegada a la hora de hablar de turismo en Portugal. Hoy, la entrada masiva de Ryanair y la bajada de precio de otras aerolíneas, han convertido a la segunda ciudad de Portugal en un destino barato y sencillo de llegar. Ahora sólo falta que quien vaya hable de lo mucho y bueno que tiene para que se ponga de moda.